Literarias
Méritos excepcionales

La UNNE entregó el Doctorado Honoris Causa al escritor y periodista "Mempo" Giardinelli

En reconocimiento a sus méritos artísticos y culturales, la UNNE hizo entrega del título de “Doctor Honoris Causa” a Oscar Alfredo Ramón “Mempo” Giardinelli.

En reconocimiento a sus méritos artísticos y culturales, la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) hizo entrega del título de “Doctor Honoris Causa” a Oscar Alfredo Ramón “Mempo” Giardinelli.

La rectora de la UNNE, María Delfina Veiravé, destacó la trayectoria de Giardinelli en distintos ámbitos y en especial el compromiso con la región. “El agradecimiento es mayor porque es mi Universidad” expresó por su parte el flamante Doctor Honoris Causa.

El doctorado “Honoris Causa” es la máxima distinción que la Universidad Nacional del Nordeste otorga a personalidades que se destacan por sus méritos excepcionales y aportes originales al conocimiento y patrimonio cultural y académico.

El otorgamiento de este grado honorífico se realiza por propuesta de las autoridades de la Universidad o de las unidades académicas, y la aprobación final del Consejo Superior de la Universidad.

En ese sentido, a finales de 2020, el Consejo Superior aceptó la propuesta de la Facultad de Humanidades de reconocer la trayectoria del escritor y periodista “Mempo” Giardinelli, en especial por sus aportes a la gestión cultural y la promoción educativa y de la lectura en Chaco y la región, y lo consideró merecedor del título de “Doctor Honoris Causa” por la Universidad Nacional del Nordeste.

“Esta noche nos da orgullo entregar esta distinción” señaló la rectora en la ceremonia oficial de entrega del título honorífico a Giardinelli, en un acto que se llevó a cabo este martes en el Aula Magna “Presidente Raúl Ricardo Alfonsín” del Campus Resistencia de la UNNE.

El acto, con participación presencial según protocolo y trasmisión en vivo a través de las redes sociales de la universidad, contó además con la presencia del decano de la Facultad de Humanidades de la UNNE, Aldo Lineras; autoridades universitarias, representantes de organismos gubernamentales de la provincia de Chaco, docentes, estudiantes, familiares de Giardinelli y demás invitados.

La trayectoria de Mempo

Durante la ceremonia se hizo un repaso de la trayectoria de Giardinelli, quien nació y vive en la ciudad de Resistencia y es autor de una decena de novelas, ensayos y reconocido autor de literatura para niños.

Su obra literaria está traducida a 26 idiomas y recibió importantes galardones en países de Europa y Sudamérica. Recibió el Doctorado Honoris Causa en la Universidad de Poitiers, Francia, y posteriormente recibió también ese reconocimiento de parte de las universidades nacionales de Formosa y Misiones, y de la Universidad del Norte de Paraguay.

En la Argentina fue galardonado con el Premio Pregonero de Honor 2007, y en 2010 recibió el Premio Democracia, en el Senado de la Nación. Publicó artículos y cuentos en casi todo el mundo, y es columnista habitual del diario Página/12. Fue colaborador en los diarios Perfil, La Nación y The Buenos Aires Herald y en otros medios de América Latina y Europa.

Fundó y preside una Fundación con sede en el Chaco, dedicada al fomento de la lectura.

Compromiso con Chaco y la región

Al referirse a la decisión de otorgar el Doctorado Honoris Causa de la UNNE a Giardinelli, Veiravé recordó que a través de dicha distinción la Universidad reconoce con su máximo título académico a personalidades que se destacan por sus méritos excepcionales y aportes originales al conocimiento, y al patrimonio cultural y académico.

Apuntó que a través del Doctorado Honoris Causa, la Universidad distinguió, entre otros, a Augusto Roa Bastos, Aledo Meloni, Pocho Roch, Fabriciano Gómez, Rigoberta Menchú, Luis Landriscina, Raúl Alfonsín y Marcos Altamirano, destacando sus obras en diversas dimensiones de la actividad social, cultural y política del país.

“Esta noche nos da orgullo entregar esta distinción a un chaqueño”, destacó la rectora, y rememoró que Giardinelli transitó su formación inicial en la escuela Benjamín Zorilla, el Colegio Nacional y estudió en la Facultad de Derecho de la UNNE. “En esos años eligió lanzarse a la aventura literaria y del periodismo en su primera juventud”, señaló.

Además que dijo que cuando se transita su hoja de vida académica, literaria, su producción y las múltiples contribuciones al desarrollo cultural de los territorios que recorrió, “se devela una persona comprometida con su oficio de la palabra y con su atenta mirada sobre el tiempo y el espacio social, político e histórico que lo compromete”.

Para destacar la figura de Giardinelli, aludió a su currículum impreso del mismo, que se inicia con un breve texto de Juan Rulfo: “Mempo Giardinelli conoce cómo desvanecer la amargura. Quizás porque el destierro le ha enseñado a soportar eso y aún más. Tal vez el arte, el gran artista que hay en él, le hace transformar las cosas adoloridas en una literatura hondamente creadora de optimista resignación”.

En esa línea, Veiravé agregó que desde su exilio en México, el escritor y periodista abrió sus puertas al mundo con sus narraciones inspiradas en la realidad compleja, dinámica y contrastante de América Latina. “Desde allí construyó no sólo una fructífera obra creadora sino una inclaudicable vocación con la gestión cultural y la participación social”, afirmó.

Mencionó que uno de sus proyectos de mayor relevancia lo constituye el Foro Internacional de Fomento del Libro y la Lectura, que inició sus primeras ediciones en la UNNE, y continúa estando actualmente posicionado como un espacio de participación y convocatoria masiva.

“Mempo es uno de los escritores e intelectuales que más ha podido trascender las fronteras y lograr traspasar los límites de los círculos locales” sostuvo la profesora Veiravé, y repasó que supo transitar ámbitos académicos de México, Argentina, Estados Unidos y otros países, sumado a que su obra fue objeto de estudios críticos en decenas de tesis de grado y posgrado, libros e investigaciones y demás publicaciones.

Consideró que “no es necesario abonar más razones para destacar el camino transitado por nuestro Doctor Honoris Causa” y explicó que esta distinción que la Universidad otorga a las personalidades valoradas por sus aportes se sostiene en la convicción de que dicha distinción fortalece la identidad de una Universidad Nacional, afianzada en esta región del país como un espacio público, plural, democrático, en el que conviven diversidades de conocimientos, de saberes, de lenguajes y de culturas.

Agradecido con su universidad

“Se nota que me siento muy honrado, me vence una emoción muy profunda que me cuesta contener”, expresó el flamante Doctor Honoris Causa por la Universidad Nacional del Nordeste durante la ceremonia de entrega del título honorífico.

Señaló que “para mí los sueños han sido un modo intenso de inventar literatura, favorecidos por la fertilidad tropical del Chaco y Corrientes. No de otro modo podría explicar mi obra si fuera necesario, convencido de que los sueños son la principal fuente de la literatura, no la única, pero sí una de las más ricas y originales”.

“La literatura es inconcebible sin los sueños”, reiteró para mencionar uno de los elementos que acompañó su prolífica carrera y acotó que “ni siquiera en sueño hubiese esperado esta nominación que ustedes me hacen, un honor que siento que me excede y que me ha tenido tan nervioso los últimos días”.

Manifestó que la alegría se funda en que esta designación la dispone la UNNE, “la casa en la que estudié entre 1965 y 1970, y desde entonces fue para siempre mi Universidad” y mencionó que a los 16 años se inscribió en la Facultad de Derecho en la ciudad de Corrientes y formaba parte del Teatro Universitario.

“Cómo no agradecer esta designación que me comprometo a honrar y representar”, expresó.

Admitió que con esta decisión “las autoridades de la UNNE han dado un paso bastante audaz, y también por eso expreso mi agradecimiento, porque soy consciente que mi formación es heterodoxa, alternativa y soslayadamente canónica, que debe haber hecho muy difícil la tarea”.

Agregó que se pregunta qué reconoce una universidad nacional, y por ende pública, como la UNNE, de una persona que en general se ha mantenido casi completamente al margen de la vida académica de esa misma institución.

“No deja de ser una interrogación interesante para reflexionar, porque en nuestro NEA somos muchos y muchas quienes aportamos a la cultura colectiva de innumerables obras de artes y aportes culturales desde la más variadas disciplinas, sin haber pasado por estas aulas ni obtenido título alguno, pero todos y todas a la vez son orgullosos del contexto de contención que brinda la universidad pública argentina, gratuita y de calidad”, destacó el homenajeado.

Comentó que recibió numerosos reconocimientos en universidades extranjeras, pero confesó que el título de Doctorado Honoris Causa de la UNNE es el “más inesperado y sin dudas el más importante porque me lo confieren ustedes, los coterráneos nordestinos, la gente de mi casa”, en relación a la ciudad de Resistencia, la provincia del Chaco y la región Nordeste.

Reconocimiento de “estricta justicia”

En representación de la unidad académica que propuso la entrega del Doctorado Honoris Causa, el decano Lineras, señaló que se propuso la nominación de Giardinelli, “por entender que es de estricta justicia”.

Detalló que Giardinelli es Profesor Honorario de la UNNE hace muchos años y, al entender del Consejo Directivo de la Facultad, la trayectoria que desarrolló en la literatura ameritaba que se conjugara esa trayectoria con el principio estatutario de la Universidad de estar en la comunidad y dar una respuesta.

Mencionó que la Facultad de Humanidades busca ser una institución “presente” en la sociedad, acompañando a la comunidad en una mirada de compromiso de lo que es la región, y en ese aspecto, debía distinguirse la labor de un intelectual chaqueño, de un escritor chaqueño de tanta relevancia.

Indicó que por ello, Giardinelli amerita recibir el Doctorado Honoris causa, título máximo que puede otorgar la Universidad, en función de su vasta obra literaria, traducida en numerosos idiomas, su trabajo en narrativa, en poesía, su trabajo en periodismo, por mencionar algunas referencias de su trayectoria.

Destacó que la distinción fue acompañada por unanimidad por el Consejo Directivo de la Facultad de Humanidades, y además fue aprobada por el Consejo Superior de la UNNE.

“Defiendo una Universidad plural, y una Universidad plural y diversa no solamente acoge las voces de lo hegemónico, también recoge las voces críticas al pensamiento común. Cuando esa posición crítica no nos gusta, no es de justicia ignorarla o acallarla sino que tiene que cobrar real dimensión”, expresó Lineras en referencia al pensamiento de Giardinelli.

Para cerrar, reiteró que la Facultad reconoce a Giardinelli por su obra literaria, su obra como como escritor, “y porque entendemos que el compromiso en general, más allá de cual sea el matiz que ese compromiso representa, también es un hecho valorable en el escritor”.

Reconocimiento de su propia universidad

En el marco de la ceremonia, participó de manera virtual el Ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, quien destacó que la entrega del Doctorado Honoris Causa “es un reconocimiento muy apreciado por Mempo Giardinelli porque le otorga su propia universidad, la que está ubicada en su provincia, en su ciudad”.

“Mempo no sólo es un escritor, un intelectual, sino que es un político, un ciudadano comprometido a lo largo de toda su trayectoria con nuestro país, comprometido también en algo importante para los argentinos que es la construcción del pensamiento crítico”, expresó el funcionario nacional.

Resaltó que Giardinelli es un promotor incansable del “re-descubrir” de la lectura en el sistema educativo y un promotor de la memoria constante y presente, entre otros aportes valorables.

Finalmente, Trotta agradeció a la rectora de la UNNE la posibilidad de participar en este reconocimiento a Giardinelli, como Ministro de Educación.

Lectores: 625

Envianos tu comentario