Política
Según pudo saberse, ni siquiera es del Municipio

¿Concejal con problemas psiquiátricos? En las puertas del recinto de La Verde intentó coartar la libertad de expresión

Según pudo saberse, ni siquiera es de La Verde, vino en la gestión de Grabre, junto a su ex marido quien la habría abandonado poco después.

Ana Díaz, la concejala de la minoría, en la primera sesión se puso en papel de mandamás, lo que género confusión entre sus pares, ya que habían acordado la asunción del nuevo concejal Cristian Brizuela, pero al momento de la sesión se descontroló y comenzó a decir incoherencias. Cosas como que “necesitaba tiempo”, que “no podía hacer eso”, cuando intervino el Intendente lo acusó de agresión y echó a los presentes como si tuviera esa autoridad. Lo cierto es que después de hacer el ridículo terminó tomando juramento a Brizuela.  

La historia no termina ahí, volvieron a acordar la asunción de la nueva presidente del concejo a quien amparaba una ley aprobada por ella misma y de la que intento que quede en acta como si fuera de ella y una abogada la abrían creado.

Éste jueves, en plena sesión se volvió a proclamar presidente de concejo y pidió a sus pares que les digan si la avalan o no, pero entre risas le dijeron “no, que te pasa Ana? No sos la misma Ana de ayer y de antes de ayer, como se nota tu ambición”.  

Según pudo saberse, ni siquiera es de La Verde, vino en la gestión de Grabre, junto a su ex marido quien la habría abandonado poco después. Trabajó como asistente social y en 2019 formó parte de una línea de un movimiento social.

No bastó con echar a los presentes, sino también intentó dejar afuera a la Prensa local: “usted va a quedar afuera, de acá para acá es mi concejo, mi territorio” exclamó la insólita concejal, evidentemente tendría problemas psiquiátricos o no leyó que las sesiones son públicas ni el artículo de libertad de expresión.

Lectores: 894

Envianos tu comentario