Información General
Postrado en una cama

Afiliado al PAMI solicita ayuda urgente por parte de la entidad

Pedro Sánchez, afiliado al PAMI, es un hombre que se encuentra postrado en la cama, víctima de tres accidentes cerebro vasculares (ACV) e hipertenso. (Foto: NOVA)
Epicrisis de Sanchez en Agosto 2021, luego de esa internación le fue denegado cuidados domiciliarios y asistencia. (Foto: NOVA)
Constancia del último episodio que le valió una internación a Pedro. Si contara con los cuidados correspondientes, esto no sucedería. (Foto: NOVA)
La carta manuscrita que su esposa, Wilma Lucía Aquino Brest, entregó a NOVA para dar a conocer su situación. (Foto: NOVA)

Pedro Sánchez, afiliado del PAMI, es un hombre que se encuentra postrado en la cama, víctima de tres accidentes cerebro vasculares (ACV) e hipertenso. Hace más de dos años que su esposa Wilma Lucía Aquino Brest, paciente oncológica, se niega a dejar a su esposo y compañero de vida, tirado en un asilo como le sugirieron desde PAMI, y hace hasta lo imposible para que su esposo tenga la asistencia que le corresponde.

Papeleos interminables y malos tratos en el PAMI es lo que Lucía contó a NOVA que viven día a día: “Creen que tenemos fecha de vencimiento”. A causa de que el cuadro de su esposo demanda atención, PAMI se niega, y todo de palabra para no dejar constancia escrita, a proporcionarle los cuidados clínicos domiciliarios a Pedro, ni el tratamiento kinesiológico que está indicado y que durante casi un año ante la negativa de PAMI de otorgárselo, un amigo de la familia, que acompañó muchas veces a Lucía a la UDAI 13 del PAMI, y escuchó los malos tratos y las negativas de aportarle una mejor calidad de vida a Pedro, decidió esforzarse y lo costeó de su propio bolsillo al tratamiento kinesiológico. En ese contexto, Pedro tuvo avances significativos, pero a causa de la pandemia, no pudo seguirlo y todo lo logrado se perdió.

La cama ortopédica dónde yace Pedro no es anti escaras como debería disponerse para la condición en la que está, no cuenta con un enfermero o enfermera para prodigarle los cuidados necesarios: higienizarlo, medicarlo y estar atento a si existe alguna crisis y poder actuar con criterio profesional. Pedro y Lucía están solos, sin asistencia médica, Lucía no sabe qué hacer si Pedro se descompensa, ya que tiene que hacer todos los trámites por la salud de su esposo, ¿pero dejarlo sólo?

Al personal de PAMI que muchísimas veces se le expuso esto mismo, con los estudios de Pedro que demuestran la certeza de los dichos y pedidos de Lucía, son ignorados y la sugerencia de que lo interne en un asilo, que esa es lo único que podrían tramitarle es indignante. Lucy se niega a condenar a Pedro a la lejanía, al desarraigo que en los adultos mayores llega a ser causa de un deterioro irreversible.

Pedro está lúcido y no será descartado en un depósito de ancianos porque la UDAI 13 del PAMI no quiere proporcionarle la asistencia médica domiciliaria que corresponde. Lucía se amaña para tener a su esposo limpio, sin escaras, alimentarlo, hacerle masajes para que no se atrofien más sus extremidades y los dolores sean menos insoportables. Pero ella tiene sus propias dolencias que no las cuenta…

Entre lágrimas, Lucía contó a NOVA que sus meniscos están rotos por cargar con Pedro para bañarlo, darlo vuelta y etc, además de que tiene una hernia lumbar, pero si no lo hace ella, ¿quién? Están solos, no cuentan con ninguna ayuda, más allá de que perciben la jubilación mínima y con eso deben hacer frente a todos los gastos de sus enfermedades y cotidianos.

Es lógico que no pueden y aun así la UDAI 13 de PAMI CHACO no le brinda respuestas ni alivio. Lucía, en un acto desesperado para que se sepa y se evidencie el destrato y desidia de la institución que debe velar por su salud, acude a la prensa, a NOVA, y seguramente el de Pedro no es el único caso que existe.

Tampoco desde el ministerio de Desarrollo Social de la provincia del Chaco ni del Ministerio de Salud Pública han recibido respuestas. Se excusan diciendo que Nación debe aportarles soluciones, pero al igual que la UDAI 13 del PAMI, lo hacen de forma verbal y sin contemplar el sufrimiento de esta pareja de adultos mayores, nada por escrito.

¿Quién tendrá la responsabilidad de aliviar sufrimientos y aportar respuestas? Son adultos mayores, no despojos humanos…

Lectores: 430

Envianos tu comentario