Panorama Político Chaqueño
El "jefe" marcó la cancha

Y un día llegó la foto: los "oficialistas" se sentaron para poner los puntos sobre las íes

El primer mandatario provincial Jorge Capitanich lo sentó al intendente Gustavo Martínez para marcarle la cancha y apagar un incendio que ya se le escapaba de las manos. (Dibujo: NOVA)

Mucho se habló desde las elecciones Legislativas 2021 de cómo quedaron las relaciones en el “oficialismo” provincial, donde el gran referente Jorge Capitanich tuvo que poner el hombro para levantar un resultado adverso de las PASO en esa ocasión. Para lograr el posterior triunfo, “Coki” tuvo que apelar a ayudas que no eran del todo de su gusto, pero que le sirvieron.

Los acuerdos con el intendente de Resistencia Gustavo Martínez, además del esfuerzo que le pidió a otros jefes comunales, sirvieron para revertir dichos números negativos y lograr la mayoría parlamentaria.

Pero algo que ocurrió hace casi un año, parecía muy lejano de repetirse. Y toda la “compañerada” lo pedía… Pero esta semana, el conflicto por el transporte público de pasajeros urbano en la capital chaqueña, logró lo impensado…

Sí, logró esa foto que puede servir y valer oro con vistas al 2023 también. Pero en este caso no fue ese el motivo, y sólo fue para que “Coki” intervenga en un problema que arrinconó al intendente Martínez.

La solución llegó mediante el diálogo y la imposición de un freno a las decisiones que venía tomando la comuna sobre las concesiones de las empresas que prestaban el servicio.

Hasta allí, que los dos referentes justicialistas más importantes de una provincia estén sentados en una misma mesa mano a mano podría parecer algo normal, pero no así en el Chaco, donde todos se miran de reojo y, aún más, “Coki” y Gustavo que vienen intentando seguir sus propios caminos sin necesitar uno del otro fuera de los estrictamente estatal o de gestión.

Pero que el Municipio de Resistencia finalmente defina dar de baja la licitación, aplicando una modalidad de emergencia para la prestación del servicio mientras dure un nuevo proceso de licitación hasta el 31 de diciembre de 2022, es un síntoma de lo que fue dicho encuentro.

Capitanich parece haberle torcido el brazo a Martínez en cuanto a lo impulsivo del enfrentamiento con las empresas de transporte, y también haberle puesto los puntos sobre algunas íes para poner un freno a las atribuciones que perciben en la Provincia que se vienen tomando desde la comuna.

Al parecer, la venia de Martínez a su esposa y presidente de la Cámara de Diputados, Élida Cuesta, para levantar la voz en las reuniones del Justicialismo no terminan de caer muy bien que digamos entre los “compañeros”.

Además, los de la primera línea de mando en el partido, creen que para continuar manejando los hilos del Estado, necesitan de la unidad de los dos referentes principales, y no una pelea mediática que comenzó hace unas semanas atrás.

¿Pelea mediática? Si, que los dos referentes manifiesten casi al mismo tiempo que buscarán la gobernación en 2023, quedó casi como una pelea para copar todos los titulares de los medios provinciales.

Lejos de amilanarse, Martínez redobló la apuesta días después de una primera manifestación pública, y repitió su intención de ir como candidato a gobernador, pese a los dichos de Capitanich, que cambió el chip de buscar integrar una fórmula nacional, para buscar una nueva reelección provincial.

El tema de acá al cierre de precandidaturas para el 2023, estará enfocado en el oficialismo en ver quién se “baja del pony” para dar paso al otro representante de ir como referente, para pelear en busca de seguir al frente de la gestión provincial. Mientras tanto, la oposición se relame de una pelea que les puede servir, siempre y cuando no se auto inmolen con internas en sus filas a las que también ya nos tienen acostumbrados.

Lectores: 1321

Envianos tu comentario