Judiciales y Policiales
Otro caso de desmanejos

Una vez más la Justicia chaqueña dando la nota

Natalia Soto y su pareja Jonathan Reyes, junto a la menor A. Soto Sandoval.
El doctor Miguel Fonteina y el Procurador General Jorge Canteros, junto a la directora del Hogar “Madres del Sol”, Norma Almirón.
Celeste Segovia, abogada que representa a Sandoval, ¿habrá presionado a Parmetler para que cambie un dictamen de dos años?

En la tarde noche de este jueves, los medios comunicaban la desaparición y el posible rapto de la menor A. Soto Sandoval a manos de su propia madre, Natalia Soto. Lo cierto es que la menor habría sido sacada a la fuerza del Hogar “Madres del Sol”, que lo dirige Norma Almirón, por Natalia Soto el lunes y la habría llevado al Sur del país, donde ella reside junto a su actual pareja Jonathan Reyes, desobedeciendo así el mandato de la jueza Laura Parmetler, que ordenó que Natalia no podía salir de la provincia.

Natalia Soto salió a desmentir desde sus propias redes sociales que su hija esté extraviada. Afirmó, además, que la niña está con ella, está bien y a resguardo del padre Cesar Sandoval, sobre el que pesarían 24 denuncias por violencia de género y una perimetral de prohibición de acercamiento hacia la niña y su madre.

Demás está decir que los hechos que denunció Natalia oportunamente, fueron corroborados en sede policial y judicial por las golpizas que le propinó Sandoval a Soto y de las lesiones que le provocó a la menor. La última denuncia data del 29 de noviembre de 2021.

Ahora bien, César Sandoval (padre de la niña) se presentó acompañado por el Movimiento de Emerenciano Sena el 28 de noviembre y tomaron el Juzgado, allí viéndose acorralada por todas esas personas y un padre descontrolado que reclamaba ver su hija, la jueza interviniente doctora Laura Parmetler (titular del Juzgado de Menores y Familia 6) prometió al padre de A., que al día siguiente podría ver a su hija y le pidió que se presente al lugar, pero sin la gente del Movimiento.

El 29 de noviembre de 2021, Sandoval fue acompañado por el movimiento y su abogada patrocinante, la doctora Celeste Segovia, (diputada provincial mandato cumplido), pero Natalia Soto sabiendo de la peligrosidad de Sandoval, no se presentó con la niña y radicó otra denuncia, dato no menor, Natalia estaba embarazada y fue amenazada desde que pisó suelo chaqueño.

La jueza decidió, mientras resolviera la situación de los cuidados de la niña, que Natalia se aloje en el Hogar Madres del Sol. Un día antes que comiencen las ferias judiciales, la doctora Parmetler dictaminó que Sandoval y Soto tendrían la custodia compartida de la menor, obviando completamente los antecedentes de violencia del padre, algo así como hizo en 2020 su colega Claudia Karina Feldman, cuando le dio la tenencia exclusiva de una menor, de la misma edad de A., a su progenitor sin haber tenido en cuenta sus antecedentes.

La historia se repite, poniendo en riesgo a una menor y a su madre. Esto sucedió antes del “hackeo” que sufrió el Poder Judicial, por lo tanto no se explica como el Equipo Interdisciplinario que emitió múltiples informes haciendo saber que Sandoval es una persona violenta, cambió en cuestión de horas su concepto y le facilitó a la jueza un dictamen para que directamente Sandoval tenga los cuidados compartidos, sin pasar por la instancia previa de revinculación paterno filial.

¿Será que cedieron a la presión de la ex diputada Segovia y al movimiento de Emerenciano Sena? El mismo que de febrero a diciembre mantiene de lunes a viernes la ciudad sitiada con los piquetes y cortes de calle, a veces porque sí. La Justicia chaqueña falla brutalmente y en el medio los niños...

Lectores: 4140

Envianos tu comentario