Información General
La artesanal producida por mujeres

Son ingenieras, cerveceras y crearon "Lupina Femibirra"

Tres chaqueñas comparten el amor por la cerveza y el proceso de cocinarla. Crearon un emprendimiento hace cinco años, que hoy tienen una capacidad de producción de 100 litros por cocción.
“Hoy en día tenemos todos los equipos, algunos armados por nosotras y otros comprados, con capacidad para 100 litros por cocción", contaron las ingenieras.

“Lupina Femibirra” es un emprendimiento creado por tres mujeres chaqueñas, ingenieras y cerveceras, que cocinan cerveza artesanal en Barranqueras. Ellas son Gimena Fontana, Marisa Filippini y Araceli Cañete.

“En Lupina, al ser un microemprendimiento que está creciendo, las tres cumplimos todos los roles, desde la producción de la cerveza, hasta diseño, marketing y ventas. De a poco vamos ordenando nuestras actividades y roles”, inician las creadoras de Lupina Femibirra, en comunicación con la Agencia FOCO.

Además, cuentan cómo fue el comienzo de este emprendimiento: “Lupina nace de las ganas de probar y cocinar nuestra propia cerveza. Las tres somos amigas de la universidad, recibidas de la carrera de Ingeniería Química y sabíamos que estudiando el proceso y los cuidados, podríamos lograr cocinar cerveza. La primera vez, hace cinco años, conseguimos todos los equipos prestados y solamente compramos un kit para cocinar cerveza a pequeña escala”, indicaron. Asimismo, agregaron que “hoy en día tenemos todos los equipos, algunos armados por nosotras y otros comprados, con capacidad para 100 litros por cocción”.

Consultadas sobre cómo aprendieron a cocinar la bebida, revelaron: “Realizamos algunas capacitaciones en cursos presenciales, lectura de libros y páginas de internet. El resto es intuición y prueba y error”.

La cerveza artesanal tiene una relación histórica con las mujeres, porque eran ellas quienes las creaban. Así, al dar cuenta de su relación particular con la cerveza, las creadoras de Lupina afirmaron: “La principal relación que tenemos con la cerveza, es que nos gusta tomarla, nos encanta compartir con nuestras amistades y familias con cerveza de por medio. Después, con respecto a emprender, nos dimos cuenta que nos sale riquísimo, somos muy cuidadosas y tratamos de cumplir con todos los requisitos y cuidados para hacer una cerveza artesanal de calidad, que todos podamos tomar sin sentir malestar o dolores de cabeza al otro día”.

Además, añadieron datos históricos para tener en cuenta: “La cerveza fue trabajo de las mujeres desde que se tiene registro alguno. En la edad Antigua, las mujeres sumerias (4000 ac.) eran quienes se encargaban de la producción de la cerveza para sus hogares. Con el tiempo, comienzan a comercializar su producto, en la Edad Media seguían teniendo protagonismo y es en la Edad Moderna, con la industrialización de la cerveza, cuando los hombres toman el control de la producción”.

Con respecto a la relación de las mujeres en la acutalidad con la cerveza, desde Lupina señalan: “Hoy en día las mujeres vienen recuperando su lugar en la elaboración de la cerveza y, de a poco, reivindicamos nuestro lugar como maestras cerveceras. Hay comunidades de mujeres cerveceras en Argentina y también en varios países de Latinoamérica, abarcando varios papeles, no sólo como maestras cerveceras, sino también como sommeliers y juezas de cerveza BJCP, o simplemente mujeres que disfrutan beber cerveza con sus amigas. De esta manera venimos demostrando que no es una cuestión de género y que no es un ámbito sólo de varones”.

También, agregan: “Las publicidades siempre nos mostraron a los varones como consumidores y productores de cerveza, pero por suerte eso está cambiando. Nosotras también disfrutamos de juntarnos con amigas a consumir y/o producir cerveza”.

Desde Lupina aseguran que, por el simple hecho de ser mujeres, no tuvieron obstáculos al emprender, más allá de lo económico. Y agregan que, por el momento, todas las ganancias las reinvierten. “Solemos escuchar algunos comentarios de por qué femibirra, por qué mujeres cerveceras, pero no nos centramos en eso y estamos siempre agradecidas de las devoluciones positivas que nos dan nuestros clientes y allegados, que conocen la cerveza que producimos”, indican desde Lupina.

Consultadas por otros emprendimientos de mujeres cerveceras, las creadoras de esta cerveza chaqueña comentan: “En la zona hay varias chicas que cocinan cerveza y tienen su emprendimiento. Años anteriores hicimos una producción colaborativa entre varias cerveceras para luego vender y donar las ganancias a fundaciones que ayudan a mujeres en situaciones de violencia”.

Birra y activismo

Además de ser mujeres cerveceras, llevan adelante una lucha por sus derechos. En el marco del 8M realizaron una jornada con emprendoras y charlas relacionadas a la fecha. Sobre el evento, comentan: “El evento de mujeres emprendedoras que hicimos en La Luperca tuvo mucha repercusión por suerte, estuvimos cuatro mujeres emprendedoras colaborando en el evento, promocionando nuestros productos y varias mujeres fueron a disfrutar de charlas, estantes de ventas de productos de lencería y servicios de coach sexual, bebidas y comidas”.

También agregan: “El evento tuvo una linda repercusión, fueron varias mujeres y disidencias a disfrutar en confianza y tranquilas, sin prejuicios ni incomodidades. Además, hicimos una recreación de fotos antiguas donde ya se visibilizaba a las mujeres produciendo y consumiendo cerveza. Como pueden ver en nuestro Instagram (www.instagram.com/lupina.femibirra). ¡Estamos haciendo historia nuevamente!”. E indicaron: “El panorama para las mujeres siempre está en constante crecimiento, nuevas oportunidades y lucha”.

Consultadas por su participación en el Festival de San Patricio, que organiza Cerveceros del Litoral y se realizará durante este 17 y 18 de marzo, ofrecieron otra propuesta para el festejo: “El finde de San Patricio vamos a abrir ‘La Luperca’ para festejar que hace cinco años empezamos a cocinar cerveza artesanal, entonces como festejo vamos a lanzar nuestro nuevo estilo, una American IPA, que la bautizamos como “La Sacerdotisa” en honor a Hildegard Von Bingen, monja, herbalista y mística, quien introdujo el uso del lúpulo para conservar la cerveza y dar amargor, transformando así la elaboración de la bebida. Por lo tanto, no vamos a participar del festival pero vamos hacer nuestro propio festejo en nuestro patio”.

Y finalizaron con una invitación: “Al que quiera participar de disfrutar una noche distinta, con cerveza y comida artesanal de calidad está más que bienvenido”.

Lectores: 456

Envianos tu comentario