Interior
Producción de obras

Se realizó el tercer taller de artesanía en madera tallada del Impenetrable

La pequeña comunidad de artesanos del Impenetrable, participaron de un taller de producción de obras en madera tallada, a cargo del artesano correntino Mario Ruiz.

Una pequeña comunidad de artesanos del Impenetrable, residentes del núcleo Nueva Población y Los Palmares, participaron el domingo 12 de un taller de producción de obras en madera tallada, a cargo del artesano correntino y licenciado en Turismo Mario Ruiz.

De la interesante experiencia de intercambio de saberes y conocimientos antiguos que encierran los secretos del tallado artesanal de esculturas y piezas en madera, participaron una decena de creadores locales, vecinos de un paraje que está a la vera de la Ruta Provincial 9, poco antes de llegar a Misión Nueva Pompeya, en el extremo nor-occidental del Parque Nacional El Impenetrable.

La actividad se realizó en el marco del programa “Emprendedores por Naturaleza” que la Fundación Rewilding Argentina promueve para el desarrollo de una economía regenerativa con valor agregado para los habitantes de comunidades vecinas al Parque Nacional El Impenetrable. Esto facilita el fortalecimiento y puesta en valor de las tradiciones regionales y culturales, a partir de la confección de manualidades campestres con proyección urbana, como las artesanías en distintos elementos como el cuero, lana, fibras vegetales, cerámicas y madera.

La coordinadora del programa ‘Comunidades’ Fátima Hollmann destacó que el programa “Emprendedores por Naturaleza” tiene como objetivo el desarrollo de micro emprendimientos de productos y servicios para todas las familias vecinas al Parque Nacional El Impenetrable, con la intención de rescatar tradiciones, conocimientos ancestrales y el compromiso con la conservación de la vida silvestre, generando un ingreso monetario que traiga consigo una mejora económica.

Además se busca concientizar al visitante, a partir de la producción artesanal, sobre la importancia que tiene la conservación del monte en pie, transformando trozos de madera en obras que representan la recuperación del ecosistema y el regreso de los animales que están volviendo al territorio como las tortugas yabotí o el mismísimo yaguareté.

Cabe destacar que en la región hubo anteriormente otras capacitaciones, que ahora incluso se realizan con regularidad en la Escuela Taller de Oficios y Turismo de Naturaleza “El Bermejito”’, que funciona hace un año en forma articulada con el Instituto de Turismo del Chaco, en el Paraje La Armonía, portal de acceso al Parque Nacional El Impenetrable.

Artesanías del monte chaqueño para la ciudad

Desde su voluntariado María Eugenia Valfosca, se mostró animada con el entusiasmo de los artesanos locales, “Entre ellos uno de nuestros emprendedores más jóvenes, Jesús Molina de 22 años, que trabaja el palo santo y transforma los trozos de madera en piezas increíbles que reflejan la riqueza del monte chaqueño”.

“Fue alentador ver como se acercaron vecinos del nuevo núcleo Los Palmares que, si bien aún no incursionaron en el mundo de la artesanía en madera, ya mostraron su interés y predisposición para empezar, en el entendimiento del potencial que encierra la producción artesanal con el desarrollo del turismo de naturaleza”.

El aporte cualitativo de Mario Ruiz está avalado por su experiencia y trayectoria como renombrado artesano, pero también por su formación académica como licenciado en turismo, que le aporta al artesano local una visión más acabada no solo por la transferencia de conocimientos referidos al tallado de la madera, sino también la puesta en valor, el marketing y la comercialización de la obra artesanal.

Dato no menor en el tiempo de la globalización y la utilización de herramientas de uso masivo y cotidiano como el teléfono celular, que bien empleados sirven además para la realización de fotos y videos aptos para la comercialización y promoción de obras artesanales en redes sociales y ventas por internet.

Lo mejor del maestro en el arte de la soguería criolla, Mario Ruiz, llegó de la mano de las oportunidades que ofrecen para los emprendedores los momentos difíciles: “La crisis del año 2000 me empujó al aprendizaje de la soguería, que consiste en el trabajo artesanal del cuero crudo de vaca, chivo o potro; o de algún animal silvestre, pero solo cuando lo encontramos muerto en la naturaleza”, aclaró.

Esta capacitación que ofreció Ruiz en el Impenetrable es la tercera. Anteriormente había trabajado con el desarrollo de un taller de madera torneada y de artesanía en cuero, particularmente soguería.

“La artesanía en madera abre grandes oportunidades de trabajo porque utiliza una materia prima noble, que para el residente local abunda en la naturaleza. Utilizar estos materiales es parte de nuestra tradición. Aplicar estas técnicas en la elaboración artesanal de artículos que se hacen en el monte, suele dar muy buenos resultados en la comercialización con visitantes que vienen de la ciudad”, explicó.

En cuanto al tallado de la madera, algunos consejos del capacitador se orientaron acerca de la importancia que tiene la terminación del producto, incentivando la utilización de distintos tipos de lijas para emparejar la superficie y culminar con una pieza lisa al tacto. También alentó la utilización de otras maderas alternativas al Palo Santo, como el vinal e incluso algarrobo, para la realización de piezas como cucharas, cuchillos y tenedores ornamentales de madera, animales autóctonos, esculturas, bandejas y fuentes.

Como cierre de la enriquecedora actividad de intercambio de conocimientos y experiencias se compartió un almuerzo realizado por las artesanas de la gastronomía local, conocidas como las “Cocineras del Impenetrable” del Núcleo Nueva Población, que deleitaron a la concurrencia con sus ricas empanadas de carne cortada a cuchillo y cocinadas en horno de barro.

Lectores: 150

Envianos tu comentario