Información General
100 por ciento de la plata del pueblo

Pan y circo radial, gana plata con la solidaridad de la gente y el "pedido" a los "amigos"; de su bolsillo nunca nada

Combo completo: mentiras, pautas suculentas, generoso con la generosidad de la gente y Fundación. (Dibujo: NOVA)

NOVA informó anteriormente algunos aspectos de "Julito del Pueblo" por si aún no fue suficiente hay para contar más.

Tomando algunos comentarios de los lectores donde dicen que “es un panqueque”, que “siempre está bien con el poder de turno sea quien fuere”, que “amenaza” y “chantajea” con el caudal de gente que lo sigue, y así muchos comentarios lúcidos.

Se pueden dar a conocer más datos. Sería real que el señor Julio Isaías, durante la gestión provincial anterior y por "pedido" a ciertas personas que hoy detentan titularidades de fundaciones  de mujeres, y demás contactos, recurría al "delivery" de mujeres para su disfrute personal. Sería verdad también que tendría mesas de juego VIP en los Casinos de la provincia. También es real que la empresa de catering encargada de darle almuerzo, merienda, cena a los médicos intensivistas y funcionarios del Hospital Julio C Perrando sería de su propiedad así como la bajísima calidad de alimentación que les brindan a quienes después en su programa se llena la boca de elogios, pues son los héroes indiscutidos en esta lucha desigual con el SARS 2 COVID-19.

Julio Isaías Wajcman estuvo un tiempo "vedado" de los medios por la malversación de fondos e incumplimiento de deberes como funcionario público con los grandiosos números dibujados, a su favor, los cuales le permitieron que a su amante de turno por aquel entonces  le montara un departamento de ensueños, amoblado a nuevo, cuando estaba frente al viejo canal 9.

Causas que no llegaron a juicio quizás por temor “al gran Julio” fueron la de los "petiseros" que cuidaban los caballos de La Fundación, despedidos y echados sin motivo, razón o indemnización alguna.

Que explicaciones podría dar a los 4 locales dedicados a franquicias de marcas exclusivas que tiene su única hija en el Shopping Sarmiento. Si bien hace años que Don Julito está "en el candelero", la fortuna que amasó y amasa es gracias al dinero del pueblo.

Nadie pretende que sea filántropo, aunque podría y aun así seguiría siendo un magnate, pero lo que choca, lo que resulta repulsivo es el personaje que construyó, el del “Julio del Pueblo” que confraternizaba en "Las Cabalgatas de la Fe" junto al caudillo Ángel Rozas, las caminatas de Domingo Peppo y Gustavito, o quienes sean sus "simpatías de turno".

Este personaje que lo que sabe hacer, y muy bien le sale, es ponerse detrás de un micrófono, fingir que se preocupa por las problemáticas que le plantean y se "aboca" a resolverlas, pero en realidad quedó muy claro que sólo oficia de intermediario. Se debe insistir, nadie dijo ni sugirió que debía ser filántropo pero en vez de sacarle "a los que menos tienen" como él mismo dice cada día como un mantra, debería bajar su cachet de "sobornador experto" y así dejar más margen a las arcas provinciales, municipales, y todos los organismos. Todos quienes tributan a su causa, ser cada segundo de pauta publicitaria más rico. A Julito no lo mueve el bienestar del pueblo, lo mueve la codicia desmedida, con Julio todos se sienten a salvo pues si alguien llama con alguna queja “real” y “consistente” que involucre al poder que  Wajcman protege, este le corta la llamada.

Habría que darse cuenta que este personaje es completamente prescindible. Personaje, ya que los verdaderos protagonistas, los que se desprenden de las cosas que se piden en su programa es la gente humilde que acaba de perder un familiar y dona ya sea una silla de ruedas, que  dan aviso de la existencia de un niño con capacidades diferentes y jamás se lo habría escuchado ofrecer su predio para rehabilitación (Fundación con la que hace negocios y saca provecho en el fisco). Julito no es más que un vil personaje construido y diseñado para las necesidades de la gente... Pan y circo radial.

 
Lectores: 5803

Envianos tu comentario