Panorama Político Chaqueño
En guerra

Ni la interna partidaria frenará la profunda "grieta" en el radicalismo chaqueño

Como pasó durante toda la última década, Convergencia de Peche y Rozas continúan en plena pelea con el Nuevo espacio de Aída Ayala. (Dibujo: NOVA).

La pandemia de coronavirus generó serios inconvenientes en todas las gestiones gubernamentales, inclusive, en aquellas que lograron arrasar en las elecciones de 2019 y que avizoraban un panorama tranquilo durante sus dos primeros años. En el Chaco, a pesar de del gran peso político con el que cuenta el gobernador Jorge Capitanich, la coyuntura lo ha hecho tambalear en más de un momento y la oposición chaqueña no ha podido aprovechar estas valiosas oportunidades.

Inmerso en una profunda crisis, el radicalismo chaqueño continúa atravesando tiempos de penurias y desacuerdos sin poder apuntalarse como una verdadera alternativa para el electorado provincial. A pesar de que todavía no están confirmadas las elecciones de medio término, internamente no ha podido resolver sus diferencias y tuvo que recurrir a elecciones internas en 18 localidades, entre las que se encuentra Resistencia.

Si bien se logró conformar una lista única para los cargos delegados al comité nacional, convencionales nacionales e integrantes del comité provincial, del que el intendente de Du Graty, Juan Carlos Polini será el próximo presidente del Comité Provincial, el quiebre interno todavía no fue resuelto.

A pesar de los resultados de este sábado, siguen calientes las posturas de las dos líneas antagonistas del radicalismo, como lo son “Convergencia Social, Somos Parte, Sumar y Encuentro Cívico” que tiene a Ángel Rozas como principal referente y la del “Nuevo Espacio Abierto” que fogonea la cuestionada ex funcionaria macrista, Aída Ayala.

Los primeros resultados del escrutinio provisorio marcaron un amplio triunfo de Convergencia Social en la mayoría de las localidades en disputa, dejando claro que el poderío interno del rozismo continúa siendo fuerte. El plato fuerte, Resistencia, estaba muy parejo y no se descarta una posible sorpresa del Nuevo Espacio liderado por la ex caudilla capitalina que cuenta con el apoyo de otros sectores políticos que aprovechan la ocasión para meter púas.

Y para que nadie tenga dudas, el ex gobernador y senador mandato cumplido que lidera desde las penumbras a Convergencia se encargó de castigar a la tía con problemas judiciales asegurando que desde el Nuevo Espacio pretender continuar siendo el “furgón de cola del Justicialismo” y no buscar la plena independencia de la UCR de cualquier factor de poder.

Olvidándose absolutamente del archivo histórico personal, Rozas hasta se animó a declarar que el Chaco necesita y merece un “cambio” (palabra nefasta para los argentinos) con un radicalismo de pie, con fuerza, independiente alejar a los gobernantes de turno que solo buscan sacar ventajas personales. Pero bueno, para que los años sirven para poder disimular o hasta olvidar nefastas gestiones que prácticamente arruinaron a los chaqueños con bonos provinciales, salarios deprimentes, represión absoluta y un endeudamiento que todavía siegue siendo pagado por una provincia pobre en medio de la emergencia económica generada por el coronavirus.

Desde las bases radicales insisten en lograr que dirigencia partidaria se ponga los pantalones largos y de una vez por todas pueda limar las asperezas internas para poder convertirse en una alternativa, ya sea para las elecciones de medio término, como así también para el 2023 donde se elegirán nuevamente autoridades provinciales. En caso de que esto no se logre, seguramente la UCR seguirá sumergida en el frondoso pantano en el que se encuentra y recibiendo solamente las migalas de un Justicialismo que pisa fuerte y no encuentra resistencia de ningún tipo.

Lectores: 890

Envianos tu comentario