Panorama Político Chaqueño
Desesperación

Más de lo mismo: el radicalismo a irá en busca del 2023 con lo poco que tiene

Leandro Zdero intenta despegarse de su antigua relación con Aída Ayala para tener chances electorales el año que viene. (Dibujo: NOVA)

Desde hace ya un tiempo que el radicalismo chaqueño viene apostando todas sus fichas a un solo dirigente. Como si fuera una figurita difícil con la que se puede obtener lo que se quiera, Leandro el Zorro Zdero viendo siendo la cara difícil de una oposición que sin hacer mucho tratará de quedarse con el poder durante las elecciones del 2023.

Si bien todo el mundo pensaba que el diputado provincial radical iría solamente por la intendencia de Resistencia, no existiría un techo bien marcado para el que es hoy en la práctica la cabeza del bloque opositor en la Legislatura.

Es por eso que en todos los ataques mediáticos y movidas políticas dentro de la Casa de la Democracia que Zdero es la punta de la lanza que confronta en busca de sacar un rédito político de cara al año electoral determinante que será el 2023.

Siempre apuntalado por Carim Peche y un Gustavo Corradi, que, con mucha muñeca, se constituyen en asesores legislativos de lujo que salen a su rescate cuando las papas queman y los ataques del oficialismo florecen dentro del recinto legislativo de la calle Brown.

¿Y con qué munición gruesa le tiran al zorro capitalino? Lógicamente como cualquier dirigente político, la premisa es: “nadie resiste a un archivo”. Y este no es el caso de Leandrito que nació entre los brazos de la ex intendenta de Resistencia Aída Máxima Ayala y se convirtió en su fiel discípulo desde los tiempos en los que era jefe de gabinete y hasta candidato a jefe comunal.

Esa relación con la denunciada ex candidata a gobernador pesa duramente en el prontuario del ahora referente radical, que si bien intenta desesperadamente evadir una conexión con su antigua jefa política, debe luchar diariamente para despegarse de manera rotunda de las duras acusaciones de corrupción que pesan sobre la tía Aída.

A pesar de estas malas amistades, Leandro Zdero continúa siendo de todas maneras la única ficha con potencial para un radicalismo en el que no sobran dirigentes de peso con chances de obtener algo el año que viene. Con los grandes caudillos afuera o desaparecidos, la ansiada renovación en el partido centenario nunca se dio y no existe una persona que pueda disputar el poder a Jorge Capitanich o a Gustavo Martínez, las figuritas pesadas del radicalismo que seguramente será una fija en el oficialismo chaqueño.

Si bien en los papeles aún resta mucho para la contienda electoral, estos tiempos podrían acelerarse rápidamente luego de las versiones que aseguran que el presidente Alberto Fernández analiza seriamente adelantar al primer trimestre del 2023 las elecciones nacionales.

Esta precipitación lógicamente será replicada en el Chaco y de esta manera el inicio del proceso proselitista se podría trasladar al último bimestre de este año. Es por eso que hoy, el rol que cumple hoy el diputado radical, es sumamente importante y lo posiciona como máximo referente de una oposición que lucha contra viento y matea para convertirse en una alternativa electoral.

Lectores: 698

Envianos tu comentario