Panorama Político Chaqueño
Dudas

Lucha por las clases presenciales: el gran dolor de cabeza del Gobierno

Las clases presenciales siguen siendo una espina clavada para Capitanich, que trata de continuar a flote en medio de esta dura pandemia. (Dibujo: NOVA)

Si hay algo que generó malestar y críticas de todo tipo en esta nueva fase del confinamiento impuesto por el Gobierno provincial, fue la suspensión de las clases presenciales en todos los niveles educativos.

Esto provocó que nuevamente se reavive el eterno debate de que si realmente la escuela se constituye o no en un foco de contagio que pongo en peligro a la sociedad.

La constante presión de padres y el oportunismo político de los sectores opositores, llevaron a que Jorge Capitanich tenga que recurrir nuevamente al confuso sistema de habilitación de clases presenciales de acuerdo a la situación epidemiológica, que volverá a ser utilizado a partir del próximo lunes.

A pesar de que las estadísticas nacionales y provinciales dejan bien en claro que el nivel de contagios en todo el sistema educativo es realmente bajo, nuevamente desde las esferas de poder se determinó dejar a los niños en sus casas y continuar dependiendo de una virtualidad escolar que se encuentra muy lejos de la realidad.

En eso las estadísticas también son concluyentes. Gran parte de los alumnos chaqueños no cuentan con las herramientas necesarias para poder acceder a las aulas virtuales o plataformas digitales para tomar contacto con los docentes, lo que obviamente deriva en una deserción escolar que actualmente es real y que provocará un gran daño a la sociedad chaqueña.

La presión fue tan dura y concreta, que la semana culminó con una amplia movilización de padres y alumnos por el microcentro de Resistencia en donde nuevamente se solicitó el normal dictado de clases en la capital chaqueña y se dejó clara la postura de que las aulas no se constituyen en un foco real de contagios de coronavirus.

Ahora la pregunta que queda latente y genera preocupación en la clase política es: ¿Cómo repercutirá este conflicto en medio de un año electoral?

Ese se constituye en otro de los interrogantes que genera preocupación a pocos meses de las elecciones legislativas de medio término que será un globo de ensayo de cara al plato fuerte del 2023.

Con un Alberto Fernández golpeado y en medio de una tormenta por las inoportunas y nefastas declaraciones realizadas en los últimos días, sin dudas tampoco se podrán contar con un característico arrastre de votos que usualmente se repite en este tipo de elecciones legislativas.

Es por eso que habrá que ver cómo se mueven los caudillos políticos en los próximos meses y cómo pueden despegar a sus futuros candidatos de este tipo de medidas restrictivas que generan malestar en el electorado.

Es imposible que en los próximos comicios no repercuta la realidad y coyuntura generada por los más de 15 meses de pandemia de Covid-19 que generó estragos, por lo que habrá que esperar el veredicto de la gente para saber si la clase política estuvo o no a la altura de las circunstancias.

Lectores: 415

Envianos tu comentario