Panorama Político Chaqueño
¿Ganadores o perdedores?

Las legislativas se convirtieron en una herida difícil de sanar para los caudillos capitalinos

Gustavo Martínez y Leandro Zdero, paradójicamente, fueron los grandes ganadores y perdedores en las últimas elecciones legislativas. (Dibujo: NOVA)

La histórica remontada de Jorge Capitanich y el Frente de todos se llevó todos los titulares y logró poner paños fríos a un panorama de problemas que habían surgido tras las PASO de agosto. Con un ajustado triunfo, pero triunfo al fin, el oficialismo pudo sacar adelante las elecciones de medio término y adquirió cierto grado de tranquilidad para encarar la segunda etapa de la actual gestión provincial. De paso cañazo, puso freno al embate radical que tras las primarias parecía que se venía con todo, pero que con el correr de las semanas quedó nuevamente en un amague que no llegó a hacer daño.

Pero si bien en toda la provincia hubo remontada teniendo en cuenta los resultados de las PASO, el caso puntual de Resistencia sigue siendo el más resonante porque provocó un gran daño para ambos bandos.

Si bien Gustavo Martínez cumplió su parte en el acuerdo pactado con Capitanich y logró reducir la amplia brecha de la paliza de agosto, pero de todas formas volvió a perder en la capital chaqueña dejando bien en claro el descontento de los resistencianos con la actual gestión municipal.

El impuestazo, la falta de obras de infraestructura básica y la precaria situación del sistema de alumbrado público en la Ciudad, conformaron un cóctel explosivo que reventó en las urnas y que dejó tecleando a un intendente que comenzará a transitar un complicado camino cuesta arriba para intentar buscar la reelección en el 2023.

Es por eso que para un gran sector del peronismo chaqueño, más específicamente para el CER de Todos, este triunfo electoral del pasado domingo no es más que un trago amargo que trató de ser disimulado con la algarabía de la victoria provincial, pero encienden todo tipo de alarmas de cara a los que se viene. Martínez seguramente tendrá que replantear la segunda etapa de su gestión para poder llegar de la mejor manera posible a un 2023 que tras elecciones de medio término ya se ha convertido en una verdadera utopía.

Y tampoco en el radicalismo capitalino las elecciones de hace seis días fueron tomadas como un triunfo, porque además de achicarse las diferencias, la victoria en la mayoría de los circuitos de Resistencia no sirvió para para ganar a nivel provincial y nuevamente Juntos por el Cambio se quedó con las ganas de ganarle una elección general a un peronismo que desde el 2007 no para de ganar.

Leandro Zdero también tendrá que replantear su estrategia para no quedar nuevamente en la dulce espera y convertirse en el próximo caudillo radical a nivel provincial. La UCR tendrá que llevar adelante una autocrítica para determinar cuáles son los factores que permitieron al oficialismo lograr esta gran remontada. Si bien la cuestión monetaria y el gran aparato estatal fueron la punta de la lanza peronista, también hay que reconocer que la dirigencia radical se relajó tras la victoria en las PASO y levantó el pie del acelerador, algo que se trasladó a los resultados electorales y se convirtió en una daga peligrosa para las aspiraciones de la oposición.

Con las elecciones de medio término ya como una anécdota histórica, ya se inicia la carrera proselitista para dentro de dos años y en la que estarán en juego, nada más y nada menos, que la gobernación y la intendencia de Resistencia. Así que los dirigentes de los partidos mayoritarios que tienen aspiraciones de ocupar esos cargos tendrán que ponerse a trabajar en serio y convertirse alternativas potables para el electorado chaqueño.

Lectores: 772

Envianos tu comentario