Panorama Político Chaqueño
Investigación

La Justicia va por la segunda línea de ex funcionarios peppistas involucrados en la causa Fappo

Domingo Peppo disfruta de la protección y tranquilidad que le da la inmunidad política por ser embajador argentino en Paraguay. (Dibujo: NOVA)

La segunda ola de coronavirus sigue siendo una preocupación en todos los países sudamericanos y más en la hermana República del Paraguay, donde el embajador argentino y ex gobernador chaqueño Domingo Peppo se encuentra refugiado como si se tratara de un paraíso que le regala cierta tranquilidad luego de años nefastos.

Y los próximos días también serán muy preocupantes para el ex mandatario chaqueño, ya que se inicia la “segunda ola” de juicios a sus ex funcionarios de menor rango involucrados en mega y conocida causa Fappo en la que ya fueron condenados dos integrantes del “riñón” peppista, como Horacio Rey y Gustavo Katavich.

El próximo lunes la Cámara Tercera en lo Criminal de Resistencia comenzará con el debate del juicio oral y público al ex subsecretario de Comercio, Roberto Lugo, y a otros cinco ex funcionarios durante la gestión de Peppo entre 2015 y 2019.

En total 62 testigos serán indagados para intentar obtener nuevas condenas y ponerle punto final a uno de los bochornos políticos más grandes de la historia del Chaco.

Si bien con la condena del rey Horacio ya se habría establecido quién fue el máximo responsable de esta nefasta maniobra ilegal con fondos públicos chaqueños, en el subconsciente de miles de chaqueños quedó instalada la sensación de que la cabeza de toda esta asociación ilícita fue alguien con más poder.

Esto es lo que genera cierta preocupación en el entorno del embajador argentino en Paraguay, al que las restricciones sanitarias para salir del vecino país y la coyuntura generada por el coronavirus, le vinieron como anillo al dedo para no pisar tierras chaqueñas desde hace tiempo y “safar” de ser señalado de alguna manera dentro de la causa Fappo.

Volviendo a lo concreto, Lugo afrontará cargos por 209 hechos en concurso real por asociación ilícita en calidad de jefe de la banda, violación de deberes de funcionario público, abuso de autoridad, negociaciones incompatibles con la función pública y malversación de caudales públicos.

Un bochornoso listado de acusaciones que lamentablemente se volvieron moneda común entre los ex integrantes del equipo de trabajo de Peppo que desfilaron por la Justicia.

Hasta los huevos, de pascuas

La compra de huevos de pascuas por más de 700 mil pesos efectuada por Lotería Chaqueña acaparó la atención de una oposición que realmente brilla por su ausencia.

Como si se tratara de un oasis de agua en medio del desierto, este nuevo escándalo permitió la presencia de los diputados provinciales del radicalismo en los medios de comunicación.

Con una jugada de manual, el interbloque opositor castigó al gobernador Jorge Capitanich por este hecho y de paso aprovechó para lanzar todo un repertorio de reclamos políticos de las últimas semanas, como los sobreprecios en los procesos de compras, el robo de leche destinada a niños en situación de vulnerabilidad, el desvío de mercadería del Ministerio de Desarrollo Social, el supuesto vacunatorio VIP y piqueteros nombrados como funcionario, que sin importar la fecha o vigencia de los mismos, sirvieron como munición de guerra en tiempos de pandemia.

Yendo al grano, el radicalismo pidió la cabeza del presidente de Lotería Chaqueña, Gabriel Lemos, para descomprimir la situación y sacar pecho en un año electoral, algo que muy lejos está de suceder ya que dicho funcionario provincial forma parte del histórico “equipo chico” de Coqui.

Piñas van, piñas vienen

A pesar de no decirlo de frente o públicamente, desde el gabinete provincial venían advirtiendo de que era cuestión de tiempo una agresión hacia el ministro de Gobierno del Chaco, por una relajada gestión y por sus delirios de grandeza desde que asumió el 10 de diciembre de 2019. Y bueno llegó el día en el que bajaron de un palazo, o mejor dicho de un sillazo, a Juan Manuel Chapo.

En un hecho totalmente repudiable, uno de los piqueteros VIP del Chaco se pasó de la raya y quiso limar asperezas con una brutal agresión que por suerte no pasó a mayores. Seguramente a partir de ahora el funcionario provincial pensará dos veces antes de salir a doctorear a los dirigentes sociales, que lejos de ser nenes de pecho, se constituyen en una de las peores lacras que genera una sociedad cansada en todo sentido.

Lectores: 1634

Envianos tu comentario