Panorama Político Chaqueño
Malestar

Escándalo en el bloque PJ: un ex diputado imputado por abuso sexual casi recupera su banca en la Legislatura

Varios diputados intentaron una ambiciosa jugada para que Raúl Policarpo Acosta, acusado por el abuso sexual de tres jóvenes, trate de ingresar nuevamente a la Legislatura para obtener los fueros salvadores. (Dibujo: NOVA)

Algo realmente curioso casi ocurre en la Cámara de Diputados del Chaco a pocos días de la “conmemoración” del Día Internacional de la Mujer (8M). Por esas cosas que tiene la política, el pasado miércoles en la sesión legislativa corrió el fuerte rumor de que iban a realizarse cambios notorios en el interbloque oficialista.

Según pudo saber NOVA, cerca del mediodía comenzó el asedio contra el diputado peronista Roberto Acosta, ex funcionario coquista y también peppista, para que presente su renuncia indeclinable a su banca, supuestamente, por pedido de las más altas esferas del Gobierno provincial.

Esto provocó un revuelo en los pasillos legislativos de la calle Brown, en donde no pasó desapercibida la actitud del ex ministro de Desarrollo Social de la Nación que rápidamente se retiró de las oficinas del bloque justicialista, donde los legisladores llevan adelante “la previa” con sándwiches y bebidas opulentas, y se atrincheró en una de las dependencias legislativas cerca del Recinto de sesiones.

Según trascendido, la presión ejercida por los popes peronistas Atlanto Honcheruk y Hugo Sager tenía un doble sentido: por un lado tratar de voltear a Roberto Acosta que se constituye en una pieza clave para el gustavismo en la Legislatura, ya que es cantado de que jugará con ese sector a partir de este año; y por otro lado se intentó llevar adelante una jugada heroica para tratar de salvar al impresentable ex diputado provincial Raúl Policarpo Acosta.

¿Y a qué se debe esto? Básicamente porque el líder de Concertación Forja, que está ubicado en el décimo lugar de la lista de diputados electos del período 2019-2023, fue imputado por la Justicia provincial en tres causas, sí tres, por abuso sexual con acceso carnal. Al parecer los líderes del peronismo provincial no tuvieron mejor idea de intentar voltear a Roberto Acosta para lograr que el impresentable Policarpo obtenga los fueros necesarios para esquivar las embestidas de la justicia.

Sin dudas esto armó un revuelo enorme en la Casa de la Democracia. Tanto desde el gustavismo como hasta en el propio seno del coquismo rápidamente salieron a frenar tal disparate. Teniendo en cuenta lo sucedido en el bloque justicialista y las presiones ejercidas a Roberto Acosta, hasta con amenazas de carpetazos incluidas, hasta la mismísima vicegobernador Analía Rach Quiroga tuvo que salir al ruedo para evitar un escándalo a pocos días del 8 de marzo, algo que, sin dudas, iba a provocar un extenso repudio de organizaciones feministas y de la ciudadanía en general.

Para legitimar esta historia y dejar bien en claro que sí existió, solo hace falta escuchar atentamente la intervención de la diputada pañuelo verde Mariela Quirós, que presenció en el bloque PJ las presiones para que se efectivice tal “renuncia” y que luego, desde su banca, brindó un fuerte discurso en el que repudió a los sectores del poder político que “todavía respaldan a los abusadores y violentos”.

Sin más que decir, corroboró que cuando el “río suena, agua corre” y que, si no hubiera sido por la proximidad del 8 de marzo, realmente a Roberto Acosta lo hubieran volteado para salvarle el pellejo a un reconocido aliado político del Frente de Todos, como lo es y lo fue Policarpo Acosta, que desde los primeros años del coquismo, supo cosechar bancas legislativas e importantes cargos en el estado provincial.

Creer o reventar, pero esta historia sí que fue real.

Lectores: 2976

Envianos tu comentario