Panorama Político Chaqueño
¿Para dónde apuntó?

El oficialismo siente que lo desestabilizan, pero se está boicoteando sólo

El oficialismo denuncia una desestabilización de parte de otros sectores, pero eso también es producto de internos que buscan jugar solos. (Dibujo: NOVA)

El justicialismo, que hoy en día es el oficialismo provincial, lanzó dardos sobre maniobras de desestabilización por una supuesta especulación financiera de grupos económicos vinculados al sector agropecuario, y dio indicios de una estrategia de la oposición para debilitar al Gobierno.

Apuntando todos los cañones contra diferentes sectores, prácticamente los responsabilizó de la crisis política y económica que atraviesa la provincia y el país, señalando que buscan imponer una agenda basada en el ajuste y la exclusión, en pos de generar resquemores en la opinión pública.

Sacándose el saco de la responsabilidad de manejar los hilos de la provincia, el Frente de Todos dice que la especulación, las presiones y las manifestaciones golpistas de grandes grupos económicos son parte de una estrategia programada con el objetivo de debilitar, y hasta se animó a denunciar persecución hacia movimientos sociales, poniéndose en una peligrosa vereda de justificar los cortes de rutas y calles.

Los que además la ligaron una vez más, fueron los de la Justicia y la oposición, con el popular “Ah, pero (Mauricio) Macri”; a dirigentes y ex funcionarios de “Cambiemos", que según el oficialismo, con diferentes movidas y pequeños pasos, van marcando una tendencia desestabilizadora que le preocupan, por lo menos en tiempos donde se vislumbran definiciones en cuanto a lo político y electoral, camino al 2023.

Pero, ¿por qué hablamos también de auto boicoteo? El oficialismo con el polémico comunicado quiso que se mirara para afuera en esta supuesta “desestabilización”, pero lo cierto es que internamente está comenzando a vivir una grieta que puede ser peligrosa en caso de acrecentarse.

Un funcionario se quiso candidatear y la pasó mal

La “desestabilización” que dice el oficialismo sufrir, no es más que un síntoma interno que está padeciendo y haciendo mella en un funcionamiento que parecía engranado. Pero las últimas semanas, la gestión oficialista de la provincia se mostró muy poco en público, un poco por el aislamiento del gobernador Jorge Capitanich y, otro poco, porque cada uno parece hacer rancho aparte.

En ese hacer cada uno la suya, algunos actores importantes del gabinete, parecen haber comenzado a tejer estrategias con vistas a las elecciones del próximo año, algo que si se hace a las espaldas del primer mandatario, generalmente no suelen caer de la mejor manera.

Es así, que un funcionario de alto rango parece haber intentado, durante un viaje desde el interior a la capital chaqueña, entablar un acercamiento con el jefe de Estado para plantearle su posible candidatura y las redes que ya estaría tejiendo en pos de lograr consensos. Algo que parece no haber recibido una respuesta favorable en primer término por parte del gobernador, desairándolo y provocando que, desde ese momento, el representante de la gestión oficialista experimente lo que sienten algunos docentes a diario: “hacer dedo” en las rutas chaqueñas.

Con las cosas así, lo que vale analizar es si la “desestabilización” a la que hace referencia el Frente de Todos (FdT) chaqueño que lastima las investiduras, es una cuestión externa o interna de la gestión oficialista. Algo que se sabrá con el avance de la cuenta regresiva de cara al 2023…

Lectores: 531

Envianos tu comentario