Literarias
Una producción de NOVA

El hombre solo, triste y abandonado: siento pena por mí, pero más por vos

El hombre solo, triste y abandonado. (Dibujo: NOVA)

En esos días de soledad, uno termina por acostumbrarse. Y aprende a convivir con ella. Primero sentís un nudo en corazón. A veces en el estómago. La soledad se transformó en mi eterna compañera, y es mi alma gemela, mi mecenas, mi destino, mi karma, mi deja vu…

La soledad fue tu reemplazante el día que me dejaste. Ese fatídico momento en el que me mostraste tu verdadero vos. Es triste no tener corazón, pero más aún lo es carecer de alma.

Tenés ojos hermosos, un cuerpo maravilloso, una sonrisa resplandeciente. Todos los hombres te desean, pero huyen de vos, cuando descubren que que sos solo un cuerpo sin alma. Solo yo fui el que caí en la trampa, el día que me enamoré de vos.

Siento pena por mí, pero mucho más por vos. Yo tengo motivos para seguir existiendo y respirando. Sé que después de la tormenta, sale el sol. Y estoy seguro que luego de este triste otoño, vendrá la primavera, con sus flores frescas y suaves.

Vos sos solo un cuerpo sin alma. Una cáscara vacía. Alguien que ni tiene siquiera la capacidad de amarse a sí misma. Siento pena por vos. Mucha pena. Mucha.

Lectores: 1125

Envianos tu comentario