Judiciales y Policiales
Sucio por donde se da vuelta

El "hacker de Capitanich" busca salvarse en la causa FAPPO, pero está más enterrado que Rey y su runfla

El “hacker de Capitanich” Juan Mateo Cassiet se ganó el sobrenombre a base de esfuerzo, desmanejos, arreglos turbios y una presencia en el espectro político sinigual.

El “empleado del mes” Juan Mateo Cassiet es una joyita de esas que escasean (en realidad, abundan) en el espectro político. Metido en todo tipo de desmanejos, negociados oscuros y encubrimiento de romances clandestinos y violaciones. Pero su mayor logro, es figurar en la nómina de los implicados en el fraude a la administración pública en la causa FAPPO, sin ser investigado como culpable en el caso, y sólo participar como testigo.

Todo comenzó a inicios de 2015, cuando el entonces Secretario General de la Gobernación Horacio Rey sostuvo una reunión con el “hacker” del hoy en día gobernador Jorge Capitanich. En dicha reunión, el mayor acusado en “FAPPO” le presentó a nuestro “empleado del mes” al Contador Público Nacional, Gustavo Katavich, titular del FAPPO (Fideicomiso de Administración de Pautas Publicitarias Oficiales), organismo que manejaba las pautas publicitarias de medios.

De esa reunión, surgieron órdenes para Cassiet de parte de Rey, que fueron directas: debía armar un sistema informatizado de registro de proveedores de servicios y generación de pagos. La premisa de esto, era que debían tener acceso completo, justamente, Horacio Rey y Gustavo Katavich.

Para este fin, el “hacker” Cassiet convocó a, su ahora empleado y conviviente, Mariano Damián Ferro Villanueva, y todo se puso en marcha con un pago previo de 70.000 pesos para Cassiet, que fue realizado a la cuenta de la ex pareja, la denunciante de violencia de género, transferencia que fue realizada por Luis Reidan.

Allí entró en juego Reidan, que fue quien figuró como responsable de correr con los gastos aéreos y de hospedaje de Ferro Villanueva, así como cuando Ferro y Cassiet viajaban a Resistencia a capacitar al personal de FAPPO, y se hospedaban en el Hotel Covadonga y comían en Ángelo o La Biela. En este “circuito de trabajo”, Ferro Villanueva se instaló varias veces en una casa de Presidencia Roque Sáenz Peña, cita en Calle 10 al 447, entre calle 9 y 11, en pos de poder dar inicio al proyecto de malversación de fondos.

Lastimosamente, y como parte de los ataques violentos que sufrió la denunciante de violencia de género de Cassiet, mediante un listado de números telefónicos, la víctima debía llamar a los proveedores que figuraban en la lista, la cual fue confeccionada por Paulo Buttice con la venia de Rey. La línea desde la que se realizaban las llamadas, con la víctima identificándose como la “Secretaria de Luis Reidan de Conektic”, era una línea Win, perteneciente al Gobierno de la Provincia del Chaco, bajo el número 3624-777622. En esa “torta de reparto” entra Manuel Chavez, quien era el encargado de suministrarle las líneas a Reidan y Cassiet.

En ese trabajo de realizar los llamados y los relevamientos, surgen gran cantidad de irregularidades, y entre esos, aparecen algunos que son intocables del espectro político: el “locutor del pueblo” Julio Wajcman y sus cifras millonarias, más su asociación y fundaciones fantasmas; una radio de Paso de la Patria (Corrientes) a cargo del Sr. Guasch, que sólo emitía un “micro publicitario” diario que llegaba a las manos del operador a través de un remis en un pendrive.

Estas y otras irregularidades, eran de entero conocimiento de Cassiet y Reidan. Además, ellos ofrecían servicios de streaming y soporte de páginas a medios, entre los cuales, uno de ellos era Radio La Red de Sáenz Peña, cuyo dueño es Dante Gómez, que fue quien asistió a Cassiet en sus problemas legales con un juicio penal por impedimento de contacto.

Desarrollo del sistema FAPPO

A estas alturas, avanzaba el desarrollo del sistema y, junto a este proceso, seguían los desembolsos de plata, con la misma modalidad: transferencia de Reidan a Cassiet, o a la cuenta de la denunciante de violencia de género, la que obviamente manejaba Cassiet.

En 2016, el sistema “FAPPO Gestión” terminó su producción para ser testeado y aplicado en el organismo. Los “servers” que Cassiet tiene actualmente alojados en ECOM Chaco son los que respaldarían toda esta información. A través de Ferro Villanueva, existieron pagos por casi 30 mil dólares, supuestamente a "colegas” que se encontraban colaborando con el desarrollo, pero jamás se los vieron llevando a cabo el desarrollo.

Fundaciones fantasmas

A la par del desarrollo del sistema, Cassiet y Reidan vieron cómo crear fundaciones fantasmas para facturar más dinero, ahí lo involucran al contador Miguel Ángel Viltte, obviamente bajo el conocimiento de todo este entramada por parte de Rey, Buttice y Katavich.

Con el sistema finalizado, pese a que daba errores y empadronados los medios relevados y algunos que otros amigos de los amigos, dieron comienzo a la capacitación del personal de FAPPO. Este servicio pactado con Cassiet, fue dictado por el “hacker de Capitanich” junto Ferro Villanueva, y Reidan en la función de llevar a cabo la facturación.

Contacto directo

En todo ese tiempo, se sucedían las llamadas y chats de Katavich y Rey, vía Telegram, con el “hacker” Cassiet para consultar cómo generar operaciones a demanda de ellos, sin figurar en el sistema, utilizando uno paralelo. Sistema que funcionaba con credenciales creadas y autorizadas para operar por Cassiet y Ferro Villanueva. Lo que los demás implicados no sabían, era que Cassiet veía y registraba todas y cada una de las operaciones realizadas.

Así las cosas, además de recibir su sueldo por “ñoqui” del Estado y la plata de las facturaciones en conjunto con Reidan, nuestro “empleado del mes” Cassiet tenía los haberes del licenciamiento de FAPPO y lo que generaban las fundaciones fantasmas. Entre todos esos “kiosquitos”, en 2016 Cassiet facturaba por mes aproximadamente 180 mil pesos.

Inocente palomita

El “hacker” Cassiet monitoreaba en tiempo real el dinero que desviaban Rey y Katavich, con un eslabón clave: la firma de Paulo Buttice, quién realizaba la rúbrica sin esgrimir ningún tipo de consulta. A partir de ese accionar, la declaración de Buttice en el juicio de la causa: “Firmaba sin saber lo que firmaba”.

Días previos al allanamiento desencadenante de la causa, sufrido en Juan B. Justo 544, se había frustrado un intento de captura por parte de la Justicia hacia Rey, que se encontraba rumbo a verificar con el Director de ECOM de aquella gestión, Leandro Flashka, la destrucción de toda documentación, momento en el que "desde adentro", le avisan a Rey y aborta el viaje. Solamente se produce un allanamiento a Flashka, que ya había destruído documentación clave.

Allanamiento armado causa FAPPO

El 13 de marzo de 2017, se produce el tan temido (por los funcionarios de aquella gestión) allanamiento en Juan B. Justo 544, por medio del Personal de Gendarmería y del Juzgado Federal. En dicha locación se encontraba Dante Gómez, que había llegado a Resistencia por un pago de FAPPO, que como se estaba derrumbando todo, Cassiet le avisó que estaba para el cobro. Un amigo!!!

Tras ocho horas de allanamiento en ese domicilio, donde los tres hijos de Cassiet y la ex pareja estaban presentes, y debieron sufrir todo lo sucedido. En ese accionar, la mujer, víctima de violencia de género por parte del “hacker de Capitanich” sufrió atropellos de todo tipo.

Nuestro “empleado del mes” se mostró inmutable ante el avance de las fuerzas de seguridad, quizás viéndoselas negras en su futuro, y atinando sólo a llamar a su Abogado Sergio Augusto, para que presencie todo. Allí, Cassiet mintió y ocultó dispositivos, se dedicó a manipular carpetas visibles con información para ocultarlas encriptadas ante un posible peritaje.

Al día siguiente, martes 14 de marzo, Cassiet se entrevistó con el Fiscal Federal Patricio Sabadini, llegando a un arreglo para sacar del gancho a Reidan a cambio de entregarle las pruebas que necesitaba la Justicia para dejar firme la preventiva de Rey. El miércoles 15 se hicieron presentes los peritos informáticos de Gendarmería en el domicilio de Juan B. Justo, para decomisar los equipos: CPU, discos, una Imac que adquirió específicamente para correr el sistema en base a IOS ya que Rey y sus huestes eran usuarios de Iphones, Macs, etc.

En esa instancia se produce "un pacto de caballeros", sellado con una estrechada de manos entre Cassiet y los "peritos", ya que ellos no entendían nada de lo que tenían que hacer, y sólo tenían una lista, tipo de supermercado, de los equipos q debían extraer. Claro, Cassiet eligió que podían llevarse. En ese procedimiento, mediaron más de cuatro llamadas al Fiscal Sabadini, preguntándole qué quería y cómo....

Los "peritos" se pasaron toda la mañana tomando mate, con la víctima de violencia de género de parte de Cassiet teniendo que ir a comprarles bizcochos al Luigi de Avenida 9 de Julio y Avenida San Martin en pos de amenizar la espera, mientras el “hacker” producía las pruebas a pedido. De más está recalcar que muchos elementos fueron reales y otros tantos manipulados.

A cambio de semejante favor, Sabadini los deja en calidad de testigos, en el caso eventual de llegar a juicio, pero encarcela a Viltte por las fundaciones que crearon para Reidan. El “hacker” borra infinidad de discos, no sin antes extraer y replicar la información en discos SDD encriptados y, una vez finalizados, distribuidos en la casa y otro en poder de Reidan, que hoy en día, son actualizados periódicamente y, según palabras de Cassiet: “si esos discos se abren, se rompe la provincia”. Esto sería debido a que se encuentra información tan valiosa, desde el trato electoral para que Capitanich gane las primeras elecciones en 2007 en adelante… Una belleza nene!!!

Lectores: 7018

Envianos tu comentario