Política
Un amor de verano que perduró

El binomio Cassiet y Frencia repiten patrones: tóxicos, malos padres que usan a la Justicia para "apropiarse" de niños

La dupla Cassiet-Frencia y una vida casi igual, repiten patrones.
Carlos Bru también fue impedido de revincularse con sus hijos; lo mismo hizo Cassiet con su primer mujer con quien tuvo dos hijos, hoy adolescentes.
Fabiana Borjas, Id de Melisa en las redes sociales.
Los padres de Melisa: Ricardo "Tiki" Frencia y la doctora Mónica O'Connor.

Nuevamente recurren estos nombres a nuestras historias, la hija del doctor Ricardo "Tiki" Frencia y la doctora Mónica O'Connor, la señorita Daniela Melisa Frencia. La primera novia de Juan Mateo Cassiet, en el año 2010, trabajaba para una empresa de encomiendas a través de las cuales, por hacer envíos de material profesional, conoce al señor Carlos Bru, y aquí comienza “otra arista” de la historia.

Tiempo después de conocer a Bru, Melisa fue despedida por sostener un romance con el Gerente de la sucursal y no solo eso, perjudicarlo en su vida personal con una de sus especialidades “los escándalos fúricos y violentos”.

Meses después ella busca al señor Bru que estaba en pareja hacia 5 años, una relación sólida y con miras a casamiento. Melisa toma conocimiento de esto y no ve mejor manera de deshacerse de la pareja de Bru que a través de escándalos, mentiras e intrigas que terminan ocasionando la ruptura de Bru con su pareja.

Bien, Melisa objetivo cumplido y fue por más...

Salía con Carlos Bru de manera ocasional, nada serio. Él en ese momento participaba de carreras de autos y kartings, siendo un piloto reconocido en pistas. Dos meses después que se iniciaron estos encuentros Melisa le anuncia un embarazo, del primer hijo en común, se sucede la convivencia y en ese marco recién se fueron conociendo ya que recordemos que la relación era ocasional. Cuando el niño nace en marzo de 2011 la relación Frencia-Bru se fue tornando insoportable a causa de las demandas de Melisa. Ella quería que Bru dejara de correr como lo hizo siempre incluso desde antes de la relación con ella. Carlos había logrado el Campeonato y además la distinción como “deportista del año” otorgada por el círculo de Periodistas Deportivos del Chaco con muchos proyectos a futuro y ansias de seguir creciendo en ese ámbito, pero sus anhelos se vieron truncos ya que Melisa desplegó su arsenal de berrinches, celos malintencionados, manipulación afectiva y psicológica sobre su pareja no escatimando nada para salirse con la suya.

Aunque ella si podía seguir viéndose con Juan Mateo Cassiet a espaldas de su pareja y haciendo partícipe a su hijito pequeño de semejantes encuentros. Carlos Bru no podía hacer nada, literalmente, pues todo lo que hacía o decía ante los ojos de Melisa estaba mal y recostada en su padre, el doctor Frencia que no tenía reparos en decirle al padre de su nieto que había criado a su hija para un universitario no para un mecánico... Recordemos que Frencia no es más que Bachiller, pero bueno...

Todo era motivo de peleas de parte de Melisa hasta un día le arrebató a Carlos de las manos su teléfono móvil en un arranque de furia y le borró todos los contactos femeninos, colegas, clientes, amigas u familiares así porque sí, sólo porque ella así lo quería. Todo esto sumado a las prohibiciones de Melisa para con Carlos produjeron más desgaste en la pareja.

Bru ni siquiera podía saludar a amigas que Melisa montaba en cólera y armaba escándalos como el que hizo cuando la cachorra rottweiler le rompió un Bonsai y ella presa de sus ataques de furia clásicos se subió enajenada al auto con el fin de arrollar al animal, episodio presenciado por su pareja, su hijo y su familia y ni a pedido de Bru intervinieron.

En todas las decisiones que debían ser naturalmente en pareja, Melisa anulaba la opinión de Bru y hacía partícipe a su padre, el doctor Frencia. Pese a todo esto y por haber experimentado la separación de sus propios padres, Carlos Bru decidió quedarse en la relación para así ahorrarle a su hijo  esos vaivenes y además tenía sus serios reparos en cuanto al desempeño de Melisa como madre... La verdad eran titánicos los esfuerzos de Bru por mantenerse en la relación y nuevamente de manera unilateral Melisa Frencia decidió embarazarse de su 2da hija quien nació en diciembre de 2013, mes y medio después del nacimiento de la pequeña Carlos "comete la osadía" de salir de pesca con dos entrañables amigos que por supuesto no eran del agrado de Melisa por lo que urdió el plan de esperarlo a su pareja con todas las luces apagadas de la casa haciéndole pensar que ella y los niños no se encontraban, pero cuando Carlos ingresa a la vivienda junto a sus amigos se desata la furia violenta de Melisa que sin reparar en los presentes, sin siquiera sus propios niños, comienza a arrojar y romper todo a su alcance destrozando el departamento. Bru atina a llamar al doctor Frencia puesto que su hija estaba incontrolable a pesar que Melisa estaba fuertemente medicada y en tratamiento psiquiátrico con sesiones de dos veces por semana con la doctora Clara Delucca.

El tiempo pasaba, la situación no mejoraba y durante los Campeonatos de Karting de diciembre, Melisa seguía en su tesitura intransigente y negativa y se encargó de llamar a las parejas de los amigos de Carlos diciéndoles vehementemente que se habían ido "de trampa con mujeres por ahí" obteniendo como resultado que los amigos de Bru se alejen de él a causa de lo problemática que era Melisa y su accionar poco moral.

Cuando ya la situación se tornó insufrible Carlos se separó, fueron a mediación por cuota alimentaria, por la manutención de los menores de edad, pero Melisa quería una cifra más abultada e inició un juicio por alimentos al padre de su pareja, aprovechándose siempre que ponía un pie en la Justicia de ser la "hija de...”, portación de apellido que le abrió muchas puertas. Al día de hoy si Daniela Melisa Frencia dice que se le adeuda cuota alimentaria miente.

De buenas a primeras, a su manera, antojadiza y sin reparar en que los niños tenían una rutina con su papá de juegos, andar en bicicleta, hamacas, abruptamente Melisa interrumpe unilateralmente el contacto de los menores de edad con su papá por el transcurso de dos años y medio. Sin embargo la  psicóloga del Poder Judicial le ordena a Frencia que re vincule los niños con el padre, a través de la niñera Giuliana Barreto que el niño atravesaba crisis de angustias prolongadas y se abrazaba a la escalera llorando y mordiéndose los labios, ante su hijo sumido en tremendo cuadro Melisa optaba por “ignorar” al pequeño.

Ella estaba ocupada trabajando en Bazyluk camiones donde repite el mismo escandaloso patrón de liarse con su superior, producir la ruptura de otra familia, y violentos escándalos de por medio es echada de la firma nuevamente.

Corre 2015 y Carlos por fin consigue revincularse con los niños, al principio 1 hora por sábado a la semana y gradualmente incrementaron a dos veces por semana. Sin ebargo, poco duró la paz entre padre e hijos pues la señorita Frencia arremetió nuevamente tratando de imponer sus deseos de volver a vincularse sentimentalmente con Carlos Bru quien ya habiendo atravesado tanto tormento ni se le cruzaba por la cabeza volver a someterse a esa relación abusiva y violenta. En represalia ella incumplió la orden de la Justicia, que le importaba... llamaba a papá Ricardo o mamá Mónica ¡y le solucionaban los líos! Así las cosas cuando Carlos Bru ya no vio más salida que la vida legal para retomar contacto con sus hijos Melisa ya había recurrido a su buen y conocido Juan Mateo Cassiet, que también estaba en las mismas por “impedimento de contacto” de sus hijos con la madre, y había aventajado a su pareja en la producción de pruebas, tanto es así que de buenas a primeras un día se apersona sin contexto ni aviso previo en la casa de Carlos a buscar una PC de escritorio que tenían ellos en común y de más uso de ella con el pretexto que la necesitaba.... ¿Ella o Cassiet?

Como corolario de esta parte, en diciembre 2018 Bru participa en una carrera que sería televisada, teniendo eso en cuenta plotea su auto con una salutación de cumpleaños para su hijita para demostrarle que su papá la tenía siempre en cuenta y cuando este fue a verla nuevamente Melisa Frencia sin razón alguna, más que su ira y capricho, le impidió saludar a la niña. ¿Quién la habrá aconsejado?

Lectores: 2950

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: