Panorama Político Chaqueño
Postelecciones

El Frente de Todos los dio vuelta con lo justo y ahora se vendrá una feroz disputa por la Cámara de Diputados

Jorge Capitanich logró un triunfo histórico, mientras que Leandro Zdero se lamenta y Juan Carlos Bacileff Ivanoff se frota las manos por la oportunidad que se le viene. (Dibujo: NOVA)

A pesar de que parecía una verdadera epopeya, Jorge Capitanich lo logró. Luego de una verdadera paliza en las últimas Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) de agosto, el Frente de Todos pudo revertir el veredicto del electorado y quedó un con un ajustado triunfo en las elecciones legislativas de este año que le permite tomar una amplia bocanada de oxígeno de cara a los próximos dos años de gestión provincial que pintan complicados.

A nivel nacional Juntos por el Cambio triunfó en 13 provincias, mientras que el Frente de Todos ganó 9 distritos, por lo que la victoria peronista en el Chaco pasa a tener un doble significado. No solamente se logró dar vuelta el batacazo de Leandro Zdero y compañía de hace dos meses, sino que también se pudo dejar un muy buena imagen ante una Casa Rosada que sintió el cimbronazo y que tendrá que replantear su actual gestión para poder encarar de la mejor manera posible la carrara que se inicia para el 2023.

Si bien Cristina Fernández de Kirchner se quedó sin quorum propia en el Senado de la Nación y el oficialismo pasará a depender de la oposición para lograr un buen funcionamiento legislativo, en la Cámara de Diputados chaqueña el ajustado triunfo permitió que el Frente de Todos mantenga 17 bancas, mientras que Chaco Cambia tendrá 12 y el Frente Integrador de Juan Carlos Bacileff Ivanoff ocupará las últimas 3.

De todas formas esto no garantiza nada, ya que la elección de nuevas autoridades legislativas se resolverá en las próximas semanas y puede suceder cualquier cosa. Dentro del peronismo chaqueño existen dos sectores que apuntan a quedarse con la presidencia de la Legislatura chaqueña.

Lógicamente están los delfines del gobernador Capitanich que analizan darle continuidad a la gestión de Hugo Sager, y por otro lado está el CER de Gustavo Martínez que cuenta con tres legisladores y no vería con malos ojos que Elida Cuesta, su mujer, vuelva a presidir dicho poder.

Esto significa que seguramente ya están en marcha las negociaciones para resolver la cuestión de manera amistosa y no pasar a depender de necesarios acuerdos políticos con otros sectores políticas para elegir al próximo titular legislativo.

Si bien Chaco Cambia quedó con tan solo 12 bancas y resulta casi imposible aspirar a quedarse con la presidencia, los posibles problemas internos dentro del peronismo chaqueño podrían transformarse en una oportunidad para entrar por la ventana.

En caso de que en el oficialismo explote todo, existe la posibilidad de acordar una alianza con el Frente Integrador de Chiyo Bacileff Ivanoff y el gustavismo para arrebatarle el manejo de la Cámara de Diputados al gobernador Capitanich, algo que no verían con malos ojos, siempre pensando a futuro y poniendo como prioridad la carrera desesperada para quedarse con la gobernación en 2023. ¿Pero para quién quedará la presidencia teniendo en cuenta esta opción? ¿Para el gustavismo o para el Frente Integrador? Una pregunta compleja que es resulta muy difícil de responder.

¿Qué le conviene a Coqui?

Con los resultados del escrutinio provisorio prácticamente definidos, Jorge Capitanich seguramente ya comenzó a negociar para definir al futuro presidente de la Legislatura chaqueña. Si bien se desconocen acuerdos políticos previos relacionados a esta cuestión, queda bien en claro que las negociaciones serán realmente complejas por existen varios sectores políticos que aspiran a quedarse con el cargo.

Y si bien el radicalismo no pincha ni corta, está a la vuelta de la esquina esa amenaza latente de que tanto Chiyo como Gustavito den el portazo y se sienten a negociar con el radicalismo para ponerle palos en la rueda a la actual gestión provincial. Tanto el ex vicegobernador coquista, como el actual intendente capitalino intentarán presionar para que el próximo presidente sea uno de sus hombres, o mujeres, y que Coqui no insista con la continuidad de Sager, siempre bajo la amenaza de patear el tablero e ir a arreglar un acuerdo con Chaco Cambia.

Es por esto que el gobernador chaqueño se encuentra ante la difícil tarea de definir qué es lo que más le conviene. O más que nada, cuál sería el acuerdo político menos dañino y sin muchos daños colaterales.

En este sentido, la opción más controlable, en principio, sería la de Elida Cuesta del gustavismo. Porque en caso de responder a los lineamiento de la Casa de Gobierno, se podría presionar con el suministro de fondos económicos y obras para la intendencia de Resistencia, el bastión más importante para el CER.

¿En cambio a Chiyo como se lo presiona? No hay manera. Juan Carlos Bacileff Ivanoff es un hábil dirigente político con muy buena muñeca que supo poner en aprietos a Capitanich en una de sus odiseas nacionales y que gracias a eso pudo capitalizar todo lo que generó y logró constituir un importante bloque político dentro de la Cámara de Diputados que lo posiciona justo en medio de la rosca política chaqueña.

Falta poco para la sesión preparatoria que definirá al próximo presidente legislativo y seguramente será como para alquilar balcones. Y eso sí, también se convertirá seguramente en un punto de inflexión en la política chaqueña, que de a poco ya va pensando en un futuro inmediato que está a la vuelta de la esquina: el 2023.

Lectores: 928

Envianos tu comentario