Panorama Político Chaqueño
Generales 2021

Con aumento para estatales y paquetes desesperados para el sector productivo, Coqui intentará dar vuelta la elección

Jorge Capitanich hizo la de manual, anunció nuevos aumentos salariales para estatales y presentó un paquete de medidas económicas para intentar dar vuelta el resultado de las PASO. (Dibujo: NOVA)

Extraoficialmente los números siguen siendo muy preocupantes para el oficialismo provincial de cara a las elecciones generales del próximo 14 de noviembre. A pocos menos de 45 días para que los chaqueños vuelvan a las urnas, todavía continúa abierta la profunda herida que recibió el Frente de Todos en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). A tal punto llegaron los daños colaterales, de que el mismísimo gobernador entregó a los intendentes las riendas de una campaña proselitista compleja y muy cuesta arriba.

Casi desaparecido de la cuestión electoral, Jorge Capitanich hizo lo que tuvo que hacer, la de manual, anunciar de manera urgente un paquete de medidas económicas para rescatar a un golpeado sector productivo y un incentivo para los trabajadores estatales, pieza vital y fundamental para intentar dar vuelta el resultado y acomodar, aunque sea un poco, el complicado tablero político del Chaco.

El anuncio de un aumento salarial del 7 por ciento para el mes de octubre, que se pagará los días previos a las elecciones, pareciera tener gusto a poco. Más allá del bono extraordinario de 10 mil pesos, los distintos sectores estatales consideran insuficientes las migajas otorgadas por el Gobierno provincial para intentar cambiar el voto castigo recibió en agosto pasado.

Ni hablar del enojo de los docentes chaqueños que venían luchando hace meses por el cumplimiento de la acordada cláusula gatillo que Capítanich no aflojaba y que tras la derrota electoral, mágicamente como si se tratara de un acto celestial, se hace una realidad.

Todo tipo de malabares se van a llevar adelante en estas últimas semanas con tal de dar vuelta el asunto. Como los panfletos digitales que se viralizaron en el entorno del intendente capitalino Gustavo Martínez, en el que prometen a ex beneficiarios de becas y planes sociales caídos al inicio de la actual gestión provincial y que con total descaro son ofrecidos como parte de otro manotazo de ahogado para descomprimir el voto castigo de muchos sectores del peronismo chaqueño que no acompañaron la lista de precandidatos de pacotilla digitado por Coqui meses atrás.

Lamentablemente todos los anuncios realizados en los últimos días eran esperados y muy previsibles. Forman parte de una antigua forma de hacer política que en la actualidad provoca el rechazo de la sociedad que fue duramente castigada por las nefastas consecuencias económicas derivadas de la pandemia de coronavirus. ¿Cómo va a reaccionar un pequeño empresario o comerciante que tuvo que bajar la persiana de su emprendimiento durante el aislamiento con este clientelismo feroz que nuevamente prioriza a los asalariados y beneficiarios de planes sociales?.

Habrá que ver si toda esta movida no se convierte en un “tiro por la culata” para una gestión provincial que viene haciendo agua hace meses y no justamente por la estrategia diagramada por el señor gobernador, sino por la inoperancia de los funcionarios de turno que ni siquiera están a la altura de las circunstancias.

Todo esto forma parte de un combo fatal que tuvo como cereza del postre una mediocre e impresentable lista de precandidatos que fue totalmente repudiada por los chaqueños en las últimas PASO. Y como se dice habitualmente, en las urnas se resolverá el futuro político de la provincia y se podrá definir si el oficialismo seguirá mandando en el Chaco o se hará realidad esa esperanza de un cambio que pregona el radicalismo provincial.

Lectores: 743

Envianos tu comentario