La Provincia
Un padre separado de sus hijos

Chaco, destino elegido por la ausencia de la Justicia

Dina Ponce y su amor chaqueño, Daniel Zárate.
Una de las fotos de Dina tomada por Zárate y el mensaje confirmando la infidelidad.
Reflexión de la pareja de Ponce con respecto a los amoríos de ella, porque el de Zárate no es el único.
Más pruebas de que Ponce no le permite al padre de los niños comunicarse con él.

En una nota anterior contamos el padecimiento de un padre residente en Buenos Aires, que al enterarse del engaño de su esposa con otro hombre, decidió enfrentarla, sin mediar violencia, pidiéndole explicaciones. Lo que llevó a que Sonia Dina Ponce, unos días después tomara la arrebatada decisión de cambiarles el centro de vida a sus hijos menores, trayéndolos a una provincia, Chaco, y una ciudad completamente desconocida, donde está viviendo en la casa de su abuela, todos pero Dina priorizó “su amor”.

No le importa que los menores estén obstruidos de contacto con su papá, hacerlos partícipes de una situación que ellos no pidieron que suceda, no le importa nada a esta “madre”, solo satisfacer sus instintos y de manera torpe desprolija e impune denunciar a su ex pareja de cuanta barbaridad se le cruce por la cabeza. Como por ejemplo: hostigamiento, amenazas, que como ya mencionamos, tuvieron que ser demostradas a través del uso de google maps.

Sonia Dina Ponce viene de una familia con un patrón característico, que acusan ser maltratadas por los hombres que eligen, los dejan y forman nuevo hogar, tienen hijos y ensamblan familias, es ahí donde se han producido abusos, maltratos y ese es el miedo de este padre, quien hace más de un año no ve a sus hijos ni sabe nada de ellos, siquiera puede hacerles llegar presentes por que la figura matriarcal, la abuela de Sonia, es la que dirige, decide y los demás deben acatar.

¿Pruebas? hay muchas, NOVA se distingue por tomar los casos seriamente y con profesionalismo. En esta nota van algunas de ellas…

Lectores: 1363

Envianos tu comentario