Panorama Político Chaqueño
¿Podrá salir adelante?

Celebrando anda, pero complicado por los golpes del "desgaste"

En el momento más débil de la gestión de todos sus mandatos, Jorge Capitanich trata de superar los escollos con una cintura política propia de los años de experiencia. (Dibujo: NOVA)

Este viernes, la gestión provincial de Jorge Capitanich celebró por lo alto los 15 años del primer triunfo que los llevó al sillón de Casa de Gobierno con la fórmula del Frente Chaco Merece Más, formada junto a Juan Carlos Bacileff Ivanoff, enemigo acérrimo.

Cabeza a cabeza, esos comicios de 2007 dejaron con sabor amargo a la fórmula de la Alianza Frente de Todos de Ángel Rozas y Carim Peche.

En un repleto Estadio de Sarmiento, y una larga caravana en Resistencia, el paradójico Frente de Todos Chaco recordó aquella épica victoria electoral del entonces Frente Chaco Merece Más.

El líder del espacio, y tres veces gobernador, repasó los logros centrales y habló de los desafíos. “Hoy siento la misma emoción de aquel memorable día y el amor entrañable del pueblo”, dijo con emoción Capitanich.

Pero eso quedó lejos en el tiempo, aunque trazando una comparación a lo que fueron las PASO Legislativas del 2021, se puede decir que lo reñido volverá a tener en vilo a todo el espectro electoral de cara a los comicios de 2023, pero con claros cambios de figuritas en la mayoría de los puestos electorales, excepto en el de candidato a gobernador del Justicialismo, donde “Coki” camina a buscar la reelección una vez más.

Pero en ese camino, que parecía que lo tenía rumbo a una fórmula nacional, empezaron a aparecer algunos escollos que golpean a la gestión. ¿Difíciles de superar? Quizás no, porque no dependen directamente de decisiones del gobernador, pero que provocan una sumatoria de golpes hacia una misma gestión que a veces no reacciona a tiempo o lo hace de una manera que marca negligencia o culpabilidad.

Sólo por enumerar, la adjudicación de viviendas a funcionarios de la gestión provincial y municipal volvió a despertar sospechas hacia el manejo de unidades habitacionales para beneficio propio o electoral, a lo que se sumó el lamentable episodio del Hospital Perrando, donde todo el país vio como trabajadores de la salud, se reían al atender a un paciente intubado.

Pero también vale recordar que viene de tener algunos golpes casi directos, de los que a veces les cuesta salir por decisión propia o impericia. Sólo por recordar uno al menos, del que un tiempo la oposición intentó sacar rédito, mencionar lo difícil que le resulta salir de la problemática por los cortes de tránsito realizado por organizaciones sociales, algo que había utilizado para “ganar” los comicios de 2021, y quedó sólo en eso.

Y si algo le faltaba a Capitanich para empezar a mostrar debilidad o una cierta fragilidad en la gestión, era empezar a “ubicar” gente de su riñón, más allá de que siempre se rodeó de gente joven que no le iba a hacer mella en un futuro cercano. En este 2022, “Coki” tomó la lapicera y firmó el primer “Nepotismo” de su gestión, designando a su hija Guillermina Capitanich al frente de ECOM.

A los tumbos, no golpeado porque tiene espalda, pero si tropezando con algunos pozos en la gestión, Capitanich empieza a transitar el camino a una nueva reelección, con la idea de una fórmula nacional casi sin visibilidad en la lejanía y también analizando lo que podría ser una interna titánica con Gustavo Martínez.

Lectores: 761

Envianos tu comentario