Interior
Agresiones de una suegra

Basail: nuevo caso de violencia familiar que rompe el silencio

Soledad Merino, con su pareja, denuncia que es agredida y amenazada constantemente por su suegra y sus cuñadas.
Isabel Franco y sus hijas, todas agresoras de Soledad Merino.

Nuevamente Basail pide pista y salió del silencio la situación que padece Soledad Merino, su esposo y sus hijos, a manos de su suegra Isabel Dora Franco y sus cuñadas Gabriela Franco y Antonia Palacios. Como todo hecho de violencia, tiene su raigambre hace tiempo con maltrato psicológico y agresiones verbales de dichas mujeres hacia Soledad y su familia.

El último viernes el maltrato continuo tuvo su pico, cuando a la salida del jardín del hijo menor de Soledad (de 4 años), nieto de Isabel, junto a su hermana de 11 años fueron testigos de la agresión que sufrió su madre a manos de la abuela. Los niños desesperados pedían ayuda, lloraban del susto que les produjo dicha situación. Isabel Franco tomó de los pelos a Soledad, la golpeó y zamarreó. Cuando Soledad logró librarse de su suegra, tomó de las manos a sus hijos y se fue del lugar. Al llegar a su domicilio, el esposo (hijo de la agresora), trató de contener a sus hijos y a su esposa.

Igualmente, la escalada de agresiones no quedó ahí. Al día siguiente (sábado por la tarde), Soledad y su familia fueron de visita a la casa de una tía de su esposo. La visita iba bien, hasta que se apersonan en el domicilio de Elba Franco, su hermana Isabel, acompañada nuevamente de sus hijas. Allí, comienzan a insultar a Soledad y las tres son las que en ese momento agreden físicamente, tirándole del pelo y pegándole. El esposo de Soledad y su tía intervinieron para que la suelten porque estaban encarnizadas golpeándola.

La génesis de esta gran discordia con ribetes violentos, es cuando Soledad comienza su relación con su esposo, donde siempre Isabel fue juez y verdugo, no dando su visto bueno a la relación, por el pobre argumento que Soledad es mayor que su hijo, cuando hay menos de 10 años entre ambos.

El espíritu familiar de Soledad y su esposo tiende siempre a no hacer caso ni tener rencores para con Isabel y su accionar repelente, pero ya ha ido demasiado lejos. Ha agredido a golpes de puño y jalones de cabello a su nuera en presencia de su hijo, de sus nietos y hasta de su propia hermana.

Ante esto, Soledad teme por su vida y la de sus hijos, ya que las denuncias en el ámbito penal están hechas, pero Soledad tiene miedo que esta señora o sus hijas le quiten la vida, ya que recibió amenazas que dicen que la dejarían tirada muerta en la calle: “Donde la viesen, la agrederían”.

Soledad solicita que esta escalada terrible debe tener un punto final, para poder transitar en paz y sus niños también. “No hay derecho para que tengamos que estar con miedo de desarrollar nuestra vida cotidiana” apuntan.

Lectores: 4775

Envianos tu comentario