Panorama Político Chaqueño
Panorama semanal

Capitanich nuevamente marcó la cancha y Peppo parece que se da vuelta

Como tortilla: a Peppo no le quedaría más remedio que traicionar a Martínez y arreglar con Capitanich para garantizar lo fueros que le aseguren libertad. (Dibujo: NOVA)

Y lo que se temía dentro del oficialismo parece que está cerca de hacerse realidad. Todo indicaría que las diferencias dentro del justicialismo chaqueño son irreconciliables y una disputa todos contra todos en las generales parece ser el desenlace de esta novela que lleva meses. Así por lo menos quedó demostrado en la última reunión de esta semana en el Consejo Provincial del Partido Justicialista en donde el coquismo pisó fuerte, puso condiciones y obligó a Domingo Peppo a pisar el freno a fondo para replantear la desfavorable situación.

Totalmente lanzado con su candidatura a gobernador, Jorge Capitanich obtuvo el apoyo de una gran cantidad de consejeros peronistas y diagramó una estrategia que no pudo ser contrarrestada por el Gustavismo. Con el intendente Aldo Leiva a la cabeza, el coquismo busca que el Partido habilite a varios candidatos para competir en las elecciones generales del 29 de septiembre, con un esquema parecido al que se utilizó en las elecciones presidenciales de 2003 que dieron como ganador a Néstor Kirchner. Gracias a las negociaciones del intendente capitalino, este sector del peronismo consiguió el acompañamiento de 24 consejeros, entre los cuáles aparecen personajes que lograron instalarse y mantenerse en la estructura partidaria gracias a Gustavito. Al parecer, las traiciones contra el presidente del Concejo Deliberante capitalino son moneda corriente. Nuevamente dirigentes que comieron de su mano se pasaron de filas y ahora le hicieron el caldo gordo a Coqui que nuevamente dejó demostrado que sigue siendo un hábil jugador al que no podrán borrar de la escena fácilmente.

Hasta el pasado miércoles, la postura impulsada por el Gustavismo y que era apoyada por el gobernador Peppo era la convocatoria a internas partidarias para el próximo 28 de julio. Para eso, se había diagramado una estrategia de solicitar solamente el voto de la mesa ejecutiva del Consejo Partidario, algo que se vio truncado luego de que el coquismo pasará a comandar la escena gracias a la gran cantidad de consejeros a favor. El presidente del PJ, que ya había sido anoticiado en Casa de Gobierno de la desventaja en el seno del Consejo, no tuvo más remedio que convocar a un cuarto intermedio y tirar la pelota a la tribuna con el objetivo de ganar tiempo y poder reacomodar las fichas ante el duro revés partidario.

Nuevamente Gustavo Martínez dio un paso en falso al intentar apretar a Capitanich con los comicios internos. Esta jugada fallida venía siendo preparada a lo largo de las últimas semanas, con declaraciones mediáticas, chicanas y reuniones ampliadas en donde se comenzó a preparar la cancha. A pesar de todo, nuevamente el oficialismo partidario no vio venir el contrataque de Capitanich y dio el brazo a torcer. Vale la pena resaltar que está en juego, nada más y nada menos, que el futuro político de Martínez. Si el coquismo logra imponer su mayoría en el Consejo y se autoriza al peronismo a competir con varios candidatos y frente políticos en las próximas elecciones, es muy probable que las esperanzas de Gustavito se vayan diluyendo por la gran cantidad de votos justicialistas que se diversificarán entre las distintas propuestas peronistas.

¿Y qué pasará con Peppo? Una posible embestida judicial por las distintas causas de lavado de dinero y malversación de fondos públicos lo podría complicar seriamente, así que es casi seguro que el gobernador buscará llegar al mejor acuerdo político para obtener una candidatura al Congreso Nacional que le brinde los fueros necesarios para vivir tranquilo. Con Capitanich en pista y con una posible autorización para que ambos representen al PJ en las generales, sus chances de obtener un triunfo ante el intendente capitalino con muy escasas. Su apego a la gestión de Mauricio Macri y la dura crisis por la que atraviesa la provincia le juegan en contra.

Se asoman tiempos difíciles en el peronismo chaqueño, ya que luego de muchísimos años se genera una interna feroz que ya tomó temperatura. Gustavito ya comenzó a castigar a Capitanich por una supuesta negativa para lograr los consesos necesarios para lograr la unidad y por otro lado tenemos al caballo del comisario, que desde el Municipio de Resistencia viene con todo por la gobernación y no piensa regalar más espacios a nadie, por eso la Cámara de Diputados del Chaco y los distintos ministerios dejarán de ser moneda de cambio en esta dura negociación. A matar o morir, ese parece ser el destino de estos tres caudillos peronistas que se disputarán el poder absoluto en este 2019.

Lectores: 4776

Envianos tu comentario