Judiciales y Policiales
Carta abierta para el Gobernador

Piden la reincorporación de un policía expulsado "por denunciar a un jefe corrupto"

Arguello había denunciado a un superior, por privación ilegítima de libertad, abuso de autoridad, amenaza y/o extorsión.

Por medio de las redes sociales comenzó a difundirse una carta abierta al gobernador, el ministro de Seguridad y al jefe de la Policía del Chaco.

Se cumplió año desde que el agente de policía Lucas Arguello Altamirano dejó de pertenecer a las filas de la institución policial de la provincia del Chaco por denunciar un hecho de corrupción.

“Fue apartado de la fuerza y sancionado con la cesantía laboral”, denuncian sus conocidos que piden se revea el caso.

Arguello había denunciado a un superior, por privación ilegítima de libertad, abuso de autoridad, amenaza y/o extorsión, “lo que motivó al superior a solicitar la expulsión del agente”, dice la carta pública.

El agente grabó con su teléfono de uso personal las amenazas recibidas por parte del superior.

“Mientras Arguello se encontraba haciendo uso de licencia médica el general Julio César Domínguez inicia un sumario administrativo al agente por no asistir al trabajo”, cita la carta pública dirigida a Peppo y sus funcionarios de seguridad.

La misiva además cita: “Arguello se encuentra de licencia médica y el superior inicia un sumario por no asistir a su puesto laboral. Es evidente que el superior actuó con un inmenso grado de maldad y animosidad en contra del agente ya que el mismo lo había denunciado y grabado.

Cuando se inicia el sumario administrativo por no asistir a su puesto laboral, Arguello presenta:

1) Defensa escrita

2) Anexa autorización de Medicina Laboral, para hacer uso de licencia requerida.

3) Anexa certificados médicos, visados y autorizados por medicina laboral

4) Anexa copias del libro de Medicina Policial

5) Solicitud de nulidad, debido a que el superior tramita el sumario con total parcialidad, violando el derecho de imparcialidad. (Art. 18 y 29 C.N / Art 35 ley 4987)

6) Venia correspondiente para informar la situación al jefe de policía del Chaco Ariel Alejandro Acuña, quien hizo caso omiso (ya no en ese cargo)

7) Denuncias penales ante autoridad policial.

8) Denuncias ante la Udavic (Unidad de protección a la víctima y el ciudadano)

9) Denuncias antes los medios digitales.

Habiendo presentado todo el material probatorio, solo bastó la palabra del superior para expulsar al empleado policial, solo basto la palabra de un corrupto para terminar con la carrera de un agente.

El comisario general Julio César Domínguez fue fiscal, juez y verdugo, y la jefatura de policía no tomo medida alguna.

Por darle una cuota de poder a un puñado de personas, se perdieron vidas, desprestigiaron la institución, viven completamente fuera del margen de la ley tal cual delincuentes.

Pero si un superior de la policía del Chaco se maneja de esta manera, con total impunidad y en contra de un policía ¿qué queda para el ciudadano”, concluye la misiva dirigida a Peppo, Daniel Chorvat y Fernando Romero.

Lectores: 1171

Envianos tu comentario