Judiciales y Policiales
Sin escrúpulos

Empresaria investigada por estafas en Chaco y Corrientes sacó a su hija del país sin autorización del padre

  • http://www.novacorrientes.com/nota.asp?n=2019_5_20&id=35961&id_tiponota=24
    Foto 1 de 4
  • http://www.novacorrientes.com/nota.asp?n=2019_5_20&id=35961&id_tiponota=24
    Foto 2 de 4
  • http://www.novacorrientes.com/nota.asp?n=2019_5_20&id=35961&id_tiponota=24
    Foto 3 de 4
  • http://www.novacorrientes.com/nota.asp?n=2019_5_20&id=35961&id_tiponota=24
    Foto 4 de 4

El caso fue denunciado por Lionel Guarino Carchafli, padre de una menor de dos años y ex pareja de Melisa Piceda, una empresaria investigada por las actividades de una empresa de venta de cosméticos a través del sistema conocido como “piramidal”, por el que personas necesitadas de trabajo son reclutadas con promesas de un buen pasar económico, pero luego resulta que son ellos los que deben poner plata para sostener el sistema.

A través del conocido penalista Fernando Burlando, el padre de la niña denunció también a los padres de Piceda, el empresario Rubén Piceda, también investigado por otras causas penales de las que esta agencia ha estado dando cuenta.

Según la denuncia, cuyo texto completo reproducimos en las imágenes, en noviembre del año pasado Piceda se llevó “subrepticiamente y sin autorización a nuestra hija menor de edad a la provincia de Chaco, impidiéndome en forma sistemática y en complicidad activa con sus padres todo contacto con mi hija con la que vivíamos en la ciudad autónoma de Buenos Aires”.

De inmediato, el desesperado padre realizó la denuncia y solicitó judicialmente la restitución de la menor tramitando la causa en el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil 4 a cargo del Adrián Jorge Hagopian bajo los autos caratulados "GUARINO CHARCHAFLI, Lionel; demandado: PICEDA, Melisa Esperanza s/Violencia familiar".

Durante todo el año 2018 la causa tramitó con todas las connotaciones propias de la conflictiva familiar, incluso en forma esporádica en tres oportunidades le permitieron ver a su hija en el Chaco bajo la celosa supervisión de los padres de Melisa Piceda, en el horario deseado por ellos y bajo la modalidad impuesta.

Sin embargo, la situación empeoró cuando la denunciada Piceda “quería realizar un crucero y viaje a Miami con nuestra hija”. El denunciante aseguró que “la frivolidad de su reclamo no se compadecía con el angustiante impedimento de contacto de facto que provocó en forma absolutamente antojadiza y déspota. Pero esta situación aun se agravó más. Sus deseos de viajar a su impostergable e imperioso crucero y viaje a Miami llevaron a Melisa a sacar a la niña a Paraguay el día 25 de Febrero de 2019 en forma ilegal aparentemente con la complicidad de sus padres y reingresar el día 26 de Febrero, de 2019, ingreso que sí se encontraría asentado en la Dirección de Migraciones”.

El objetivo de este súbito y corto viaje “exponiendo en forma irresponsable a una bebé a la clandestinidad fue obtener la Visa para Estados Unidos”, indicó el denunciante.

Más adelante, se aseguró que “Melisa había sacado el pasaporte nuevo de la niña sin mi conformidad por lo que violentó las disposiciones del Decreto N° 261/2011 del Ministerio de Justicia de la Nación que establece "ARTICULO 8º — A los efectos de la identificación, se requerirá a los solicitantes del pasaporte: b) Argentinos menores de edad: 1) Documento Nacional de Identidad; 2) partida de nacimiento o acta de reconocimiento o adopción si correspondiere; 3) Documento Nacional de Identidad de la persona que ejerza la patria potestad”.

De acuerdo a lo señalado por fuentes del estudio del abogado Fernando Burlando, “siguiendo el sendero de la justicia se denunció esta situación en el Juzgado Civil interviniente y que ordenó la prohibición de salida del país con fecha 26 de Febrero de 2019, librándose el oficio correspondiente y diligenciándose en la Dirección de Migraciones el día 27 de Febrero de 2019”.

“Previamente se había remitido carta documento a la señora Melisa Piceda por la cual se la intimaba a que se abstuviera de sacar a nuestra hija del país, recibiendo esta misiva con fecha 22 de Febrero de 2019”. Pero tal parece que nada detuvo a la denunciada Melisa Piceda y sus padres y efectivamente sacaron a la niña del país con fecha 28 de Febrero de 2019, “desobedeciendo la orden judicial, violentando las normas migratorias e impidiendo el contacto de mi hija conmigo, todo con el noble propósito de ir al crucero y visitar Miami”.

Como resultado de lo descripto el padre de la menor está desde el 13 de Noviembre de 2018 impedido de facto del contacto con su hija ya que los únicos encuentros en diciembre y enero, que duraron escasas dos horas en la casa de Melisa bajo la supervisión de sus padres, fueron negociados con ellos, “y desde mediados de enero que su voluntad es que no vea a la niña y cual objeto de su propiedad, soy impedido de ver a mi propia hija sin que exista resolución alguna que así lo disponga”, señaló .

Para la querella iniciada por Burlando, “tanto Melisa Piceda como sus padres, han violado los artículos 1 y 2 de la ley 24.270 toda vez al no haber resolución que haya dispuesto el cuidado de la niña y el mismo le corresponde a ambos y no debería tener ningún tipo de limitación para ver a su propia hija, a fortiori, esta limitación fue al extremo que su madre la mudara de provincia a Chaco a más de 1.200 kilómetros de distancia de su lugar de residencia sin consentimiento alguno del dicente configurándose el supuesto contemplado en el artículo 2 de la mentada ley 24.270”.

“Pero siguiendo con este delirante derrotero, también se la llevó al extranjero , lugar donde se encuentra actualmente, sin consentimiento del dicente, violando una orden judicial y con el agravante que es más importante para ella llevar a la nena a Miami que permitir ver a su padre, configurándose el supuesto contemplado en segundo apartado del artículo 2 de la ley 24.270”, indican los denunciantes.

Lectores: 4021

Envianos tu comentario