Panorama Político Chaqueño
Panorama Político Chaqueño

El agua no da tregua y comienzan a ahogarse las chances de "Mingo"

Hundido. Domingo Peppo lucha contra el agua y se desvela para conseguir la aprobación de la modificación del sistema electoral por parte de la Legislatura. (Dibujo: NOVA)

Pasan y pasan las semanas sin que la Cámara de Diputados pueda avanzar con la modificación del sistema electoral en la provincia. Esto provoca que el gobernador Domingo Peppo continúe entre la espada y la pared sin poder anunciar un cronograma electoral que le dé cierto respiro para diagramar una estrategia esperanzadora en busca de la tan deseada reelección.

En medio del confuso escenario político, las imparables lluvias se encuentran realizando estragos en diversos puntos de la provincia y provocan un malestar generalizado en un electorado cada vez más intolerante.

Sin dudas, el 2019 se constituyó en un año muy duro que estuvo marcado por este fenómeno climático que no da tregua y que ataca a todos los municipios sin importar el color político o las aspiraciones de sus intendentes.

Resistencia se vio muy afectada y se convirtió en un karma para Jorge Capitanich que no encuentra la manera de combatir la acumulación de agua a pesar de las múltiples obras de infraestructura ejecutadas durante sus tres años de gestión. Ni hablar del duro panorama que atraviesa el sudoeste chaqueño, con miles de hectáreas bajo agua y con una hambruna generalizada tras las pérdidas totales del sector agropecuario.

Lluvias y más lluvias se constituyen en una repetida postal que agudiza aún más el panorama trágico. General Pinedo, Gancedo, Santa Sylvina, San Bernardo, Las Breñas y La Tigra, solo por nombrar algunas, ya que la lista de localidades afectadas por las inundaciones es mucho más extensa, son el fiel ejemplo del desastre total. Toda la campaña agrícola fue destruida y la crisis financiera de productores y de la comunidad en general, permite adelantar que tardará un par de años en ser resuelta.

Desbordado, casi sin herramientas y sin fondos, el Ejecutivo hace lo que puede mientras que la oposición machaca a la Administración Provincial del Agua por su casi inexistente gestión en la que no se hizo prácticamente nada. El campo de batalla se constituyó en una Legislatura chaqueña que continúa al borde del ridículo con discusiones absurdas que dejan al descubierto una política de poca monta que es repudiada por casi la mayoría de la sociedad.

Ya ha pasado casi un mes y todavía no se pudieron aprobar las iniciativas legislativas que autorizan al Ejecutivo provincial a contraer empréstitos para avanzar con las obras de infraestructura necesaria para palear la emergencia hídrica. Es que, lógicamente, la toma de estos créditos se constituyó en moneda de cambio para presionar por la reforma del sistema electoral que no solamente beneficia a un sector del peronismo, sino también a muchos radicales que no tienen lugar dentro del acuerdo entre el rozismo y Cambiemos y que tienen serias aspiraciones de disputar puestos de poder en las próximas elecciones. 

La Casa Rosada evidentemente tiene problemas mucho más serios a nivel nacional como para preocuparse por la situación de una provincia casi insignificante en cantidad de electorado. Además que, ya es fija que en el Chaco, el candidato mejor visto y a quien se le daría todo el apoyo no sería el de Cambiemos, sino el mismísimo gobernador Peppo que busca ir como principal candidato de un peronismo que se prepara para las colectoras.

Lectores: 1903

Envianos tu comentario