Judiciales y Policiales
Slanac declaró y Molina se abstuvo

El presidente y el vice de Fiduciaria del Norte siguen imputados en la causa Lavado I

  • Ambos directivos de la firma se presentaron ante el equipo fiscal especial de la Justicia provincial.
    Foto 1 de 3
  • Sergio Slanac, presidente de Fiduciaria del Norte.
    Foto 2 de 3
  • En el centro, Eduardo Molina, vicepresidente de Fiduciaria del Norte.
    Foto 3 de 3

El presidente de Fiduciaria del Norte SA, Sergio Slanac, y el vicepresidente, Eduardo Molina, se presentaron ante el equipo fiscal especial de la Justicia provincial, que investiga la causa conocida como Lavado I.

Eduardo Molina lo hizo en calidad de imputado acompañado por su abogado defensor, Gastón Chapo, dándose lectura de las 442 pruebas documentales que se presentaron en su contra, entre las que figuran planillas de pagos de Tesorería de la provincia, oficios del Tribunal de Cuentas, de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas, de Contaduría General, informes de diferentes bancos y declaraciones testimoniales, entre otras.

El funcionario fue designado por el poder Ejecutivo y en su calidad de fiduciario del Fideicomiso de Administración de Pauta Publicitaria Oficial (FAPPO), habría procedido al pago de  contratos con las entidades Paxtron SA,  Asociación Civil Libertad de Deportistas Ciegos y Disminuidos Visuales del Chaco, Comunicaciones y Servicios SRL, Fundación Servir y Crecer, Fundación Bianca, Fundación Volver a Empezar, Fundación Miqueas, Framuna SA, Publicar SRL, Picatal SA, Selectia SA y Latitud 43 SRL, para la prestación del servicio de pauta publicitaria oficial.

Pero al parecer, omitió realizar los actos de control necesarios para constatar que los pagos ordenados por el fiduciante Horacio Rey, secretario general de Gobierno y coordinación, reunieran los requisitos legales, posibilitando de esta manera el pago a las entidades que no prestaron los servicios contratados, no dando cumplimiento a las obligaciones impuestas por la ley.

Todas estas acciones se encuadrarían en el delito de violación de los deberes de funcionario público. Frente a las mismas, el imputado Eduardo Molina decidió abstenerse de declarar.

Sergio Slanac prestó declaración y negó responsabilidad alguna

Bajo las mismas imputaciones y 442 indicios o pruebas con que el equipo fiscal apuntó a Molina, lo hizo en este caso con el presidente de Fiduciaria del Norte, Sergio Slanac, “omitiendo realizar los actos de control a fin de constatar que los pagos ordenados por el fiduciante -Héctor Horacio Rey, secretario general de Gobierno y Coordinación- reunieran los requisitos legales, posibilitando de esta manera el pago a las entidades que no prestaron los servicios contratados, no dando cumplimiento a las obligaciones impuestas por la ley", acción que prima facie encuadra en el delito de violación de los deberes de funcionario público.

Pero Slanac decidió responder cada uno de los interrogantes que planteaban los fiscales, asegurando que cumplió con todos los controles que debía realizar conforme a las leyes vigentes al contrato de fideicomiso y a los reglamentos aprobados para la operatoria de contratación y pagos en el fideicomiso de administración de pautas publicitarias oficiales (FAPPO). En cuanto al cumplimiento de sus obligaciones de control, sostuvo que no se apartó del contrato de fideicomiso: "Cumplimos las instrucciones emitidas por los fiduciantes y la autoridad de aplicación, referidos a la administración fiduciaria".

Fundó su posición asegurando que las contrataciones de los proveedores eran instruidas por la autoridad de aplicación del fideicomiso: Secretaría General de Gobierno y Contratación, que decidía unilateralmente los proveedores a contratar. Agregó que los pagos son instruidos al igual que las contrataciones por la misma autoridad de aplicación, quien a su vez también decide a qué proveedores pagar y el monto del pago en función de las disponibilidades financieras.

Apuntó siempre las responsabilidades a la autoridad de aplicación, tanto en las certificaciones, como los montos, pagos y decisiones sobre a quién contratar o no. También se exculpó explicando que Fiduciaria del Norte cuenta con más de 100 empleados, cinco directores, tres síndicos, un gerente general y cuatro gerentes de áreas específicas, cada una de las cuales efectúa los controles puntuales que le corresponden de acuerdo a su tarea.  Destacando que “es humana y técnicamente imposible que en mi función de presidente del Directorio pueda controlar el centenar de transacciones diarias que se efectúan en la empresa”.

El gestor de Rey: Gustavo Katavich

Al ser consultado por qué razón se le daban cheques a Gustavo Katavich para que realice los pagos y quién lo ordenaba, respondió que se daba la orden del cheque al mismo “porque es nominativo y cruzado, es nominativo a nombre del proveedor y cruzado porque tenía que depositarlo en cuenta, y porque era el enlace con el fiduciante. Desconozco si lo pedía Katavich o si se recibió alguna orden de alguien, cheque a plazo se emitía mucho para poder pagar a plazo, la mayoría de las veces la entregamos al proveedor”.

Como publicó NOVA mucho tiempo antes de su orden detención (12 de marzo de 2018), Katavich hacía las veces de “gestor” y presionaba a los empleados de FAPPO para sacar pagos, en algunos casos, sin los papeles que se les exigía al resto de los fiduciantes o proveedores.

Lectores: 3030

Envianos tu comentario