Resistencia
La oposición de turno siempre festeja estos males

Casi 300 mm de lluvia paralizan la ciudad de Resistencia en todas sus actividades

Muchos barrios de Resistencia amanecieron anegados y estuvieron es esa condición toda la noche.

Hasta las 8:30 de la mañana se registraron casi 300 mm de agua caída producto de una intensa tormenta que afectó desde la noche del martes a la ciudad de Resistencia y alrededores, probando anegamientos en barrios periféricos y también alguna parte de la zona céntrica de la ciudad.

Los equipos del Protocolo de Emergencia del municipio y Defensa Civil fueron desbordados en la noche del martes con tantas solicitudes de ayuda.

Este problema de tan vieja data tiene un común responsable: la clase política y los funcionarios que condujeron de manera egoísta y destructiva los destinos de la capital del Chaco. Simplemente fueron incapaces de aunar esfuerzo en beneficio del bienestar común. Efectivamente, peronistas, radicales y acción chaqueñistas se turnaron frente a la conducción del muncipio y fueron incapaces de gestionar una solución global y determinante para poner fin a este flagelo de cada lluvia abundante.

Cuando gobernaba el justicialismo tuvimos un gobierno radical a nivel nacional, cuando fue el turno de los radicales frente a la intendencia tuvimos un gobernador peronista.

La última en quejarse por ser “discriminada” por ayuda financiera y fondos de todo tipo fue Aída Ayala mientras estuvo al frente del municipio capitalino: tenía a Jorge Capitanich como gobernador y le tocó a Néstor Kirchner y su esposa como presidentes durante su mandato. Claro que tuvo beneficios como algunas cuadras de asfalto en avenidas 25 de Mayo, 9 de julio y Alberdi, además de las calles que rodean a la plaza 25 de Mayo. El Plan Director de Cloacas y otras obras financiadas por la Nación.  

Pero a la hora de ponerse de acuerdo en beneficio de los ciudadanos de Resistencia los opositores de turno al Intendente no apoyaron al intendente para lograr, a través de una gestión común y aprovechando que  el presidente o gobernador era de sus mismo partido político en gestionar, por ejemplo, para acceder a un crédito que pueda financiar la millonaria obra que demanda Resistencia para poner fin o paliar en muy buena forma estas inundaciones de cada lluvia.

Valga el ejemplo actual de la gestión de Jorge Capitanich, el gobierno del presidente Mauricio Macri no avala con tan sólo la firma del presidente,  un crédito ya acordado con la Corporación Andina de Fomento para obras de infraestructura del municipio de Resistencia. No escuchamos ni a Aída Ayala (que denunció discriminación en su momento, como hoy lo hace Capitanich), ni a Leandro Zdero, ni al diputado Luis Obeid, ni a Livio Gutierrez , ni Carim Peche, muchos menos a Ángel Rozas interceder ante su par y aliado político Mauricio Macri.

Valga la aclaración: esta conducta destructiva y ególatra de la oposición es común a todos los partidos políticos que ocuparon el rol de oposición en algún momento, pero que cuando fueron oficialismo practicaban el desinterés por el bienestar común,  desentendiéndose de hacer la gestión que estaba al alance de sus manos (ya el gobernador o presidente eran de su mismo partido)  con tal de que a su rival le fuera mal y así poder teniendo un argumento más para destruirlo. Todo esto tiene siempre una solo víctima: el ciudadano común, mientras tanto ellos siguen rotando en la función pública y el pueblo los vota una y otra vez.

Lectores: 745

Envianos tu comentario