Interior
La ternura del pueblo

Castelli avanza gracias a la solidaridad de los vecinos

  • Instituciones, movimientos y asociaciones acercaron alimentos y obsequios a vecinos de Castelli con vistas a Navidad (Foto: NOVA)
    Foto 1 de 2
  • Instituciones, movimientos y asociaciones acercaron alimentos y obsequios a vecinos de Castelli con vistas a Navidad (Foto: NOVA)
    Foto 2 de 2

Por Alejandra Bordón

Especial para NOVA

Un pueblo solidario es un pueblo con ganas de progreso, con ganas de ayudar. Juan José Castelli creció demográfica, cultural y socialmente en los últimos cinco años, cambió la queja por la acción de ayudar al prójimo, es una ciudad con ganas de progresar junto a su gente que coopera de forma permanente. A pesar de las dificultades que significa vivir en un lugar inhóspito como son los parajes más profundos de nuestro Impenetrable olvidado por todos los políticos de turno.

Donde aún padece la falta de agua y luz eléctrica, donde se restringe el derecho a la educación y a la justicia. Su gente agolpada en diversas instituciones año a año demuestran su mayor esfuerzo, logrando lo que las políticas públicas no logró jamás.

Como se sabe, la solidaridad es uno de los valores humanos por excelencia, del que se espera cuando un otro significativo requiere de nuestros buenos sentimientos para salir adelante. En estos términos, la solidaridad se define como la colaboración mutua en las personas, como aquel sentimiento que mantiene a las personas unidas en todo momento, sobre todo cuando se vivencian experiencias difíciles de las que no resulta fácil salir, por esto es llamado: la ternura del pueblo.

En vísperas de Navidad, instituciones religiosas católica, evangélica, adventista, y numerosas asociaciones y fundaciones sin fines de lucro, gestionaron ayuda para los que menos tienen. Casi mil panes dulces se obsequiaron gratuitamente en los barrios más carenciados.

Además, diariamente se prepara una sabrosa comida a cargo de las cocineras del Pami para 30 abuelos de la zona, y los cuatro merenderos donde más de 200 niños todo el año toman su leche diariamente en la Fundación IDENI. Otros 500 niños de Castelli y zona rural que administra el OPSA MECHA. El CAIDIM, por su parte, contiene y da alimentos a más de 50 personas con capacidades diferentes.

En fin, cuanto más se camina, más se encuentra con un sin número de gestos solidarios que trae esperanzas de saber que no todo está perdido.

Lectores: 462

Envianos tu comentario