Panorama Político Chaqueño
Panorama Político Chaqueño

Saqueos: lo único que faltaba para que el Chaco se encuentre cerca de explotar

La mecha parece estar encendida y los fantasmas de los saqueos en el Chaco se convirtieron en una bomba de tiempo que está cerca de explotar. (Dibujo: NOVA)

Definitivamente el 2018 no fue para nada el año de Domingo Peppo, quién además de sufrir el duro golpe de perder a su mano derecha política por una investigación de la Justicia Federal, ahora también tuvo que lidiar con la muerte de un niño de 13 años en medio de un confuso hecho desatado en medio de un intento de saqueo en Presidencia Roque Sáenz Peña. Desde el inicio de su gestión el mandatario chaqueño enfrentó un mar de dulce de leche con apenas un insignificante par de remos, enfrentándose a un sinfín de acontecimientos en donde literalmente sucumbió y estuvo al borde del alejamiento de la Casa de Gobierno.

Desde el 10 de diciembre las cosas no fueron fáciles para el Chaco, ya que con restricciones presupuestarias y dinero a cuenta gotas por parte de la Nación se tuvieron que paralizar una gran cantidad de obras que eran necesarias para los chaqueños. Su entendible postura de apoyo a la Casa Rosada le valió el inicio de un conflicto interno dentro del peronismo local encabezado por Jorge Capitanich, acérrimo defensor del kirchnerismo que durante los últimos años se cansó de criticar las políticas económicas de Mauricio Macri y su equipo de gobierno.

Y así llegó este año, que comenzó con la precipitada detención de Horacio Rey, ex secretario general de la Gobernación, por supuestos hechos de lavado de dinero generado por la malversación de fondos públicos a través de empresas fantasmas que tenían pautas oficiales en el Gobierno chaqueño.

Con otros funcionarios detenidos y ministros investigados, el gobernador apenas logró apagar un poco la situación y se viene el estallido económico provocado por las distintas corridas cambiarias que una vez más instalaron en la Argentina la metodología del saqueo. Y lo que parecía que primero iba a ocurrir en una provincia como Buenos Aires o Santa Fe, donde el impacto mediático generado por la oposición nacional tiene más alcance, no, sucedió en el Chaco.

Tras un robo piraña, un grupo de vivos comenzó con un intento de saqueo en un ignoto mini mercado de la segunda ciudad chaqueña que terminó con un enfrentamiento entre frentistas, comerciantes, la policía y los pocos saqueadores, en los que un niño de 13 años perdió la vida producto de un disparo.

Si bien luego se comprobó que la bala no salió de un arma policial, por suerte, el gobernador esta vez tuvo una rápida reacción y dio la cara mientras aún continuaban los disturbios en la ciudad termal. Tomó el toro por las astas y ordenó la rápida intervención de refuerzos para apaciguar el estallido social que se avecinaba, tal como ameritaba el caso y de acuerdo a lo que piensan los miles de chaqueños que lo votaron hace tres años.

Ahora tendremos que ver como madura este tema social a nivel nacional, ya que, en la provincia, la inteligencia policial continúa recabando información sobre distintas convocatorias en distintas localidades para alentar nuevos intentos de saqueo. Muchos de estos fogoneados por motivos políticos e instrumentados a través de las redes sociales por distintos sectores opositores que tienen la mira puesta en el 2019 y no les importa, para nada, la real situación de los chaqueños.

Con la intervención monetaria tras el posible nuevo acuerdo con el FMI y el tácito apoyo de los Estados Unidos, la situación parece haberse calmado un poco. De todas formas, el gobernador Peppo continuará con su austera gestión y con sus halagos al Gobierno nacional sencillamente porque no le queda otra, siendo esta la única manera de poder sobrevivir y analizar el terreno para ver si es posible cumplir con el sueño de una posible elección que desde un principio se convirtió en una utopía que se encuentra muy lejana.

Lectores: 834

Envianos tu comentario